Frío intenso daña la piel al resecarla en exceso

Puebla, Puebla.- La piel es una barrera cutánea, en donde se encuentra la capa más superficial llamada manto ácido, que a su vez está formado por ácidos grasos, protegiendo a la piel la resequedad.

El medio ambiente, en especial en el invierno puede ocasionar alteraciones en el manto ácido, haciendo que la piel esté seca, así lo expuso la dermatóloga Yara Lucila Soriano del Hospital “San Alejandro” IMSS Puebla.

Loa síntomas más frecuentes son resequedad, piel agrietada, algunas veces picazón, enrojecimiento, hinchazón y comezón. Las áreas comunes son: las manos, la cara, los brazos, las piernas, lados del abdomen y muslos.

La especialista manifestó que lo ideal es la aplicación cotidiana de un lubricante y evitar bañarse con agua muy caliente.

POBLANERIAS.COM

Scroll to top