Independencia económica de la mujer causa divorcios

Foto: venyve.com

Puebla, Puebla.- Lo que nació como una lucha de las mujeres posrevolucionarias por la igualdad de derechos y obligaciones ante la ley, así como reconocimiento humano, hoy es una de las principales causas de divorcio en el continente americano, señaló el doctor Alejandro José Campos Azuara, profesor e investigador de la Facultad de Psicología de la BUAP.

Los matrimonios jóvenes, en su mayoría, se disuelven a causa de la independencia económica que muestran las mujeres y la libertad con la que toman decisiones, lo que inconforma al ego del hombre de hoy, señaló.

A pesar de que aún hay sociedades patriarcadas, situadas en su mayoría en América Latina, Asia y países musulmanes con índice de violencia y esclavitud hacia la mujer, no es razón para que se siga esta tradición. Lo que le pesa al hombre es no poseer el bastón de mando, punto totalmente contrario a los franceses por ejemplo, donde los hombres comparten labores domésticas, educación de los hijos y solvencia del hogar con sus esposas, y no pasa nada, ninguno es menos ni más que otro, expresó.

Hoy en día, parece ser imposible vivir acompañado, “en Francia han llegado al grado de premiar a la unidad de la pareja con respecto a los años que duren juntos”, lo que parece increíble en estos tiempos.

En México las principales causas de divorcio son por infidelidad, que actualmente hombres y mujeres presentan en un mismo porcentaje, por violencia física, sexual y psicológica y por celos laborales o el éxito de él o ella, este último está ligado la independencia económica de la mujer.

“Por ejemplo en Canadá del 80 al 90 por ciento de las parejas se divorcian y se vuelven a casar hasta tres veces consecutivas, unas con la misma pareja y otras no. Algunas a causa de que el hombre es infiel, pero otras es porque la mujer es liberal e independiente económicamente y el hombre por esta razón se vuelve conflictivo”, dijo.

Otra de las causas actuales del divorcio es la falta de madurez, porque los matrimonios son muy jóvenes y la impaciencia ante problemas propios del matrimonio concluyen en golpes en algunas ocasiones, por la desesperación e intolerancia de los involucrados.

Inverso a este tema, los jóvenes actualmente prefieren la unión libre y “las mujeres aplazan entre los 35 y 50 años ser madres, unas lográndolo gracias a los avances que presenta la medicina, aunque no dejan de lado sus riesgos, y cuando es difícil llegar a la independencia económica prefieren el individualismo, en Francia hay adultos mayores de 50 a 60 años solteros y sin descendencia”.

Por último Campos Azuara declaró que las sociedades entre más modernas y abiertas estén ante la equidad de género de las personas, crecerán más económicamente lo que repercute en las parejas, porque hay una sobreigualdad cuando están casados y por consiguiente los divorcios aumentan, contradictorio a la vez porque en el matrimonio se requiere de la igualdad para superar los conflictos conyugales.

POBLANERIAS.COM

Scroll to top