Marín Torres y Moreno Valle: ¿administraciones paralelas?

Revisando algunas notas periodísticas acerca del comportamiento de las finanzas públicas de las administraciones de Mario Marín Torres y de Rafael Moreno Valle, me encontré con dos trabajos excelentes, uno del  director de E-Consulta, Rodolfo Ruiz (publicado en octubre de 2009), y  el otro del doctor  Alejandro A Chávez Palma (publicado el 8 de marzo de 2012) destacado economista del cuerpo académico de la Facultad de Economía de la BUAP.

El primer trabajo lleva como título “Marginal, el gasto marinista en obra pública”, y el segundo “decayó la inversión pública en el estado”.

Me llamó poderosamente la atención la notable semejanza de las observaciones de sendos personajes en lo relativo al manejo de las finanzas públicas de dos administraciones que en apariencia no guardan, o  no deberían guardar,  nada en común (y digo esto porque supuestamente el gobierno de Moreno Valle se trazó desde sus inicios el propósito de diferenciarse de la gestión marinista).

Con el objeto de que el lector no desconfíe de mis palabras, transcribiré literalmente lo que escriben aquéllos, seleccionando desde luego algunos aspectos, por cuestiones de espacio.

“¿Cómo se han comportado las finanzas públicas en los primeros cuatro años de la administración marinista?”—se preguntaba Rodolfo Ruiz–; ¿Cómo se han comportado las finanzas públicas en los primeros cuatro años de la administración marinista?…¿A qué áreas estratégicas se han canalizado los recursos de la Federación por concepto de ingresos extraordinarios?…¿Son las obras, los servicios básicos y la infraestructura, cuestiones prioritarias en la política de gasto?…¿Cuáles son los capítulos, en materia de egresos, que más han crecido de 2005 —año en que arrancó la gestión de Mario Marín Torres— a diciembre de 2008?

Y observaba: “Para responder estas y otras interrogantes echemos un ojo a las cifras estatales. Los ingresos de la hacienda pública estatal han registrado un notable crecimiento en los últimos cuatro años, al pasar de 28 mil 919 millones de pesos en 2005, a 47 mil 485 millones en 2008. En términos nominales, dicho crecimiento es del 64.2 %.

“Un rubro importante en materia de ingresos, son los recursos extraordinarios que el gobierno del estado ha recibido por parte de la federación, y que de 2005 a 2008 también se incrementaron como consecuencia del alza en los precios internacionales del petróleo.

“Estos ingresos extraordinarios fueron en 2005 de 17 mil 782 millones de pesos, y en 2008 de 26 mil 917 millones de pesos, lo que en términos nominales representa un aumento del 28.2 %…Lamentablemente para los poblanos, este crecimiento en los ingresos totales y extraordinarios del gobierno del estado no se ha reflejado en obra pública (los subrayados son nuestros).

“La inversión pública ciertamente ha crecido, al pasar de 2 mil 313 millones de pesos a 7 mil 244 millones de pesos, en el periodo comprendido de 2005 a 2008, pero no en la proporción de los ingresos y gastos de la administración estatal (Los subrayados son nuestros).

Rodolfo Ruiz puntualizaba lo siguiente: “ Mientras la inversión en obra pública sólo creció 4 mil 931 millones de pesos en estos cuatro años, los ingresos extraordinarios del gobierno del estado crecieron en 9 mil 135 millones de pesos, y los ingresos totales en 18 mil 566 millones de pesos” (Los subrayados son nuestros).

Y agregaba: “Dicho lo anterior, la duda mata: ¿Si la inversión pública no aumentó de manera sustancial, entonces a qué rubros o capítulos de gastos se canalizaron los ingresos obtenidos por la hacienda pública estatal en lo que va de la gestión marinista?

Una parte importante de estos ingresos se fue a gasto corriente, es decir al capítulo 1000, también denominado Servicios Personales (…) El monto de los sueldos, salarios, prestaciones y compensaciones de la burocracia pasó de 10 mil 591 millones a 16 mil 802 millones de pesos, lo que representa un aumento de 6 mil 211 millones de pesos.

En otras palabras, mientras la inversión en obra pública creció de 2005 a 2008 en 4 mil 931 millones de pesos, el gasto corriente se incrementó en 6 mil 211 millones de pesos (Los subrayados son nuestros).

Ahora veamos lo que escribe el doctor Alejandro Chávez Palma:  “El gobierno del estado  –observa- gasta poco más de cinco veces en Servicios Personales y nóminas que en Desarrollo e Infraestructura de la Inversión Pública; o sea la burocracia se come el Presupuesto de los poblanos, como concluye el informe de resultados ingresos y egresos de 2011 o Estado de Actividades, del cual tiene acceso la Facultad de Economía BUAP y según estadísticas de las Finanzas Públicas estatales del  autor (…) Tan solo el año fiscal que terminó 2011, la Obra  de inversión Pública y acciones de fomento estatales representaron solo $ 3 580.6 millones de los $56 988.1 de egresos del gobierno del estado de Puebla, es decir, 6.3 %, revelan documentos del poder ejecutivo en sus estados de Origen y Aplicación de Fondos ó Estado de Actividades al término del año fiscal considerado 1º febrero 31 diciembre 2011, signados por la Secretaría de Finanzas.

Y agrega lo siguiente: “En contraste, más de $ 51 698 millones fueron al pago de nóminas y servicios personales, operación de dependencias, servicios generales, materiales y suministros, o sea gasto corriente y, operación de organismos con participaciones así como fondos de fortalecimiento y fomento –FISM-FORTAMUN subsidios, transferencias y ayudas (90.8%) del presupuesto(…) Adicionalmente, el ejercicio fiscal de 2011 prácticamente permanece estancado al igual que el anterior (2010) con remanentes poco significativos (ver 1er. Cuadro ), después de registrar un ligero superávit en el primeros año de la presente administración gubernamental, 2011 y 2017 , como detallan las cifras derivadas del  ejercicios presupuestales 2011 generadas por la  Secretaría de Finanzas y Administración de cara al Ier año de gobierno Rafael Moreno Valle (…)

Durante 2011, el gobierno del estado destinó sólo 16 % de sus egresos para Inversión de obra pública,  y acciones de fomento al desarrollo en infraestructura, es decir gasto de inversión o productivo para sumar $ 3 580.6 millones de los 56 882 millones de pesos ejercidos(…)  En contraste, hasta $ 19, 578 millones se fueron en el pago de nóminas apertura de plazas y servicios personales  (los subrayados son nuestros).

Omito, por cuestiones de espacio, otras cifras muy significativas, que nos hacen pensar que existe más de un paralelismo en el manejo de las finanzas públicas de los gobiernos de Marín Torres y Moreno Valle, sobre todo en lo referente al énfasis concedido al gasto corriente y al pago de nóminas y servicios personales, en detrimento del gasto social y la obra pública.

¿Será pura casualidad….o será que soy muy “malpensado”?

POBLANERIAS.COM

Scroll to top