El Día de los Santos Inocentes, entre bromas y religión

\"\"

La conmemoración del Día de los Santos Inocentes en el cristianismo tiene su origen en el pasaje bíblico del Evangelio de Mateo, acerca de la matanza de los niños menores de dos años en Belén, por orden del rey Herodes I.

El apóstol Mateo es el único que relata el hecho, aunque no ofrece una fecha siquiera aproximada de la masacre, razón por la cual éste, y muchos datos en la Biblia, no han podido ser corroborados debidamente por los investigadores.

La masacre de los Inocentes

La historia señala que Herodes I, también llamado Herodes El Grande, fue nombrado gobernador de Judea aproximadamente en el año 40 a.C. Poco después fue nombrado rey, título con el que gobernó  por más de 30 años.

El territorio de Judea era controlado por los romanos, quienes poco a poco acentuaron su poderío en aquellos territorios para conformar una provincia al servicio de la entonces República de Roma.

La narración bíblica nos dice que después del nacimiento de Jesús, unos Magos de Oriente (la creencia popular ha fijado su número en tres, y los ha llamado “reyes”, título que no registra el evangelio) arribaron a Judea guiados por una estrella que les indicaba el nacimiento del “rey de los judíos”.

En su camino hacia Belén, estos Magos se dirigieron a Herodes, quien presa de un sentimiento de amenaza por ver peligrar su trono, les recomendó averiguar más datos sobre aquel recién nacido, a fin de que se lo comunicaran, pues él también quería visitarlo y rendirle homenaje.

Los Magos, después de honrar a Jesús en Belén, fueron alertados por un ángel sobre las intenciones de Herodes, por lo que regresaron a su país por un camino diferente.

Mateo describe el enojo de Herodes ante esta acción, lo que originó la orden de asesinar a todos los niños menores de dos años nacidos en Belén y sus alrededores, en busca de terminar con el hijo de María. Antes de esto, José había sido alertado por el ángel, razón por la cual la Sagrada Familia escapó hacia Egipto, lugar en el que Jesús, José y María permanecieron hasta la muerte del rey, según dice apóstol.

A pesar de que Mateo no ofrece datos que precisen la fecha exacta de la matanza, la Iglesia Católica fijó el acontecimiento el 28 de diciembre.

La tradición de realizar bromas

Pero ¿de dónde surge la costumbre de realizar bromas en esta fecha? Si bien el origen de la celebración tiene que ver con el tema religioso, ésta también se apoya en una tradición medieval conocida como “la fiesta de los locos”.

Nacida entre los pueblos paganos de la Europa Medieval, esta costumbre pronto fue adquirida por los cristianos del siglo IX, por lo que la Iglesia la condenó y llevó a cabo una intensa labor para suspenderla.

En sus orígenes, aquellos pueblos realizaban una serie de festejos en los últimos días del año gregoriano. Vestían pieles y cabezas de ciervo, como una forma de solicitar a la naturaleza abundancia de animales para la caza en el siguiente año.

La celebración fue evolucionando, y con el tiempo se extendió a casi toda Europa. Había grandes fiestas en las calles, mascaradas y bebidas embriagantes; además, se acostumbraba realizar bromas, costumbre que cobró la vida de muchas personas, debido a los excesos en los que caían aquellos bromistas, movidos por el alcohol.

Al ser adquirida por los cristianos, esta celebración entró a los templos y comenzó a fusionarse con las festividades religiosas, pues estas fiestas maratónicas corrían del 25 de diciembre hasta la entrada del año nuevo.

La Iglesia comenzó a discutir sobre la “degeneración y los vicios” que provocaba la “fiesta de los locos”, (como la catalogó, debido a lo grotesco de la celebración). A fin de cuentas, casi al término del siglo XIV esta costumbre quedó reglamentada: se redujo el periodo de celebración a un solo día, el 28 de diciembre (tomando como referencia el Día de los Santos Inocentes) y se ordenó que las bromas podían realizarse, siempre y cuando su intensidad se redujera, a fin de evitar muertes y tragedias.

A Hispanoamérica la tradición llegó a través de los españoles. Aquí adquirió nuevas facetas, como la de pedir prestado y no pagar, o pagar hasta el 2 de febrero, y la utilización de frases como “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día a nadie debes prestar”, entre otras.

POBLANERIAS.COM

Scroll to top