Si bien, los efectos físicos del consumo del tabaco son más frecuentes, el daño psicológico puede generar con una mayor facilidad, el contacto de drogas ilegales, sostiene Jorge Sánchez Mejorada, director general de la Asociación Casa Nueva e investigador de la Universidad Veracruzana.

El especialista ejemplifica el caso de la mariguana que también se fuma y asegura que para un chico que ya es consumidor de tabaco, es mucho más fácil involucrarse con este tipo de drogas; lo que provoca un problema psicológico en el individuo.

En entrevista con Poblanerías en línea, el colaborador de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), argumenta que el tabaco crea cierta mentalidad y un cierto estilo de vida, basado en el uso de “algo” para sentirse bien.

"Sí bien por un lado afecta y de manera muy severa el corazón, el pulmón y los riñones y es una causa de muerte particularmente del cáncer, es decir, a nivel físico son muchos impactos, por otro lado también sabemos que el tabaco como droga legal puede ser un puente hacia otras drogas".

Daños variables al cerebro

Abunda que como todas las sustancias psicoactivas, el tabaco es una droga que causa efectos variables en el cerebro y particularmente para la persona es una consumidora crónica, puede tener efectos tranquilizantes o bien ligeramente euforizantes, dado que la nocotina tiene esa capacidad.

Cigarro_0009

Comenta que desde el punto de vista psicológico, está documentado que el tabaco es un elemento distractor, es decir, distrae la atención del consumidor; cuando la persona se lleva el cigarrillo a la boca y despide el humo, le permite evadir situaciones de conflicto.

Además, refiere que funge como distractor social, dado que la persona en lugar de mantenerse con atención y conversando con alguien y mirarlo de manera directa, el hecho de estar fumando lo distrae, lo evade y en un momento dado, se aísla del acompañante en turno.

También considera que en algún momento, aunque esto es cada vez menos, existe el nivel de estatus que adquieren ciertos jóvenes al consumir cigarrillos, quienes se sienten adultos al imitarlos.

"El tabaco ante todo es una muletilla en la vida para en un momento dado distraerse de otras situaciones y de otros temas".
¿Cuáles son los efectos psicológicos que genera el tabaquismo?
"Básicamente son ligeros cambios en el estado de ánimo que pueden apuntar hacia la euforia o bien hacia la tranquilidad, serían únicamente esos dos, dado que el tabaco a diferencia de otras drogas, tiene un mayor impacto en otros órganos del cuerpo que en el cerebro humano".

Sin embargo, también sostiene que el tabaco estimula el centro de recompensa en el cerebro y sí produce un cambio de humor, aunque insistió, no en la medida que afectan otras drogas.

No es un tranquilizante

¿Por qué esa percepción errónea que tiene el consumidor de tabaco que éste sirve como un tranquilizante?

“Esto es porque la persona que ya es dependiente a la nicotina, cuando no la tiene en el cuerpo sí se intranquiliza y se pone ansiosa, entonces consume y se calma, pero ese no es un efecto como tal de la nicotina, dado que alguien que la consume y que no es adicta, lo más probable es que no se sienta más tranquila y se va a marear, dado que es un tóxico”.

Tras asentar que las ansias están relacionadas en la necesidad de consumir, el especialista puntualiza que el tabaco es una droga sumamente adictiva y es por ello que la gente tiene tanta dificultad para dejar de fumar, puesto que tanto a nivel físico como mental, pide la droga.

Escucha la entrevista completa Jorge Sánchez Mejorada

 

 

--
POB/JSCD