OPINIÓN: La caída del “pequeño Inés”

El capítulo final está por escribirse y se antoja impredecible para descifrar el futuro político del “Pequeño Inés”.

Compartir

Alquimia de Poder

El Congreso del Estado y el Gobierno que encabeza Antonio Gali tienen en sus manos la oportunidad para demostrar de qué manera se aplica la ley en Puebla en casos tan deplorables como el del edil de Tecamachalco, Inés Saturnino López Ponce.

Poco a poco se ha ido develando la terrible mafia que se genera al amparo del poder, cuando un personaje cuyo sello ha sido la misoginia rebasó la tolerancia de su propio partido, que hasta hace unos meses lo cobijaba sin reparo.

Ahora, en la víspera de un año electoral, tal parece que el futuro político del actual edil de Tecamachalco se torna incierto y apunta al desplome de sus aspiraciones que no son pequeñas como él, pues llegó a tirarle a la grande, sí, a Casa Puebla.

La diputada perredista Socorro Quezada fue puntual a la hora de exponer en el pleno del Congreso, el caso del misógino presidente, al tiempo de solicitar su destitución.

El caso no es menor, y si la impunidad termina por blindar a Inés Saturnino sin duda será una mala señal para considerar que todo responde a un montaje fraguado para sacar limpio a este presidente municipal.

Sin embargo, si se procede con la destitución, se sentaría un buen precedente sobre una sanción ejemplar a la violencia política que de manera recurrente se ha ejercido en contra de cuatro regidoras del Ayuntamiento de Tecamachalco.

Por cierto, bien valdría escuchar las voces de estas cuatro mujeres que en reiteradas ocasiones han denunciado y narrado las desagradables experiencias vividas al interior del cabildo donde constantemente son bloqueadas para realizar su trabajo.

Si bien las regidoras de Tecamachalco han alzado la voz para dejar de aguantar las humillaciones y agresiones del “Pequeño Inés”, es importante tomar en cuenta que este negro personaje empieza a ser blanco de otro tipo de investigaciones que seguramente acrecentarán su historial.

Es vergonzoso que un municipio como el que gobierna López Ponce no sólo cargue con el estigma de la presencia de la delincuencia organizada por las actividades de los huachicoleros, sino que también sea señalado como el paraíso de la violencia política en contra de mujeres que buscan cumplir con sus obligaciones dentro de un Ayuntamiento.

Uno de los que está pagando los platos rotos a causa de los excesos de este edil es su partido Acción Nacional. Hasta hace unos meses, varios personajes del mismo se retrataban sonrientes al lado del alcalde quien echó la casa por la ventana para celebrar su cumpleaños, así como es él: Grotesco.

Las recurrentes campañas promovidas particularmente por la secretaria de su partido y casi paisana Martha Érika Alonso de Moreno Valle en la defensa del género, fueron exhibidas a la hora de mostrar el comportamiento misógino de tan honorable integrante del Partido Acción Nacional.

El capítulo final está por escribirse y se antoja impredecible para descifrar el futuro político del “Pequeño Inés”.

@rubysoriano
[email protected]

 


POB/JCSD