María Fernanda Espinosa, canciller ecuatoriana, confirmó que su país concedió la naturalización a Julian Assange, fundador de WiKiLeaks, en diciembre pasado.

Así lo aseguró en una declaración a la prensa en la que confirmó que se le concedió la naturalización el 12 de diciembre.

El periodista, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde el 19 de junio de 2012, era requerido desde 2010 por las autoridades suecas en relación con las acusaciones de dos mujeres por supuesto abuso sexual, pero finalmente Suecia archivó la causa el pasado mayo al no poder avanzar en la investigación.

El miércoles, el Reino Unido denegó a Ecuador conceder el estatus diplomático a Julian Assange, lo que le daría inmunidad para dejar la embajada ecuatoriana en Londres sin la posibilidad de ser detenido.

Una portavoz del Ministerio de Exteriores en Londres confirmó la petición ecuatoriana para Assange ante los rumores de que Quito habría otorgado la nacionalidad ecuatoriana al periodista.

La posibilidad de que Assange figure como funcionario diplomático de la embajada le permitiría salir del edificio sin ser detenido y podría así abandonar territorio británico.

La Policía ha dejado claro que Assange será detenido si sale de la embajada por no haber cumplido con las condiciones de su libertad condicional impuestas por la Justicia británica en 2012.

El fundador de WikiLeaks, cuyo portal reveló hace unos años miles de cables confidenciales y comprometedores del Gobierno de Estados Unidos, teme que si es detenido por los agentes británicos, sea después extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por estas filtraciones.

 

 

 

 


POB/LFJ