El sexo es una necesidad biológica tanto de hombres como de mujeres. En las relaciones de pareja, fortalece lazos amorosos, aumenta la confianza, pasión y otras cualidades, pero además tiene otros impactos positivos en la salud de todo el cuerpo.

La ciencia explica que algunos de sus beneficios son: reducir el estrés, fortalecer el sistema inmunológico, proteger la salud cardíaca, ayudar a estar en forma y mitigar el dolor.

Quema calorías

Las relaciones sexuales cuentan como actividad física; sirven para estar en forma. En 10 minutos se logran consumir hasta 50 calorías, mientras que en 20 o 30 se alcanzan las 150. Las posiciones y sus dificultades aumentan el gasto energético.

Mejora el sistema inmunológico

“El sexo regular contribuye a un mejor sistema inmunológico, combate las enfermedades comunes, como los resfriados; también ayuda a disminuir la presión arterial y reduce el riesgo de ataques cardíacos”, explica un estudio de la Universidad de Indiana

Analgésico natural

Durante las relaciones se liberan grandes cantidades de endorfinas y oxitocinas que reducen dolores ginecológicos, musculares y articulares. Además de liberar óxido nítrico, sustancia que mejora la circulación y ayuda a calmar las migrañas relacionadas con alguna dificultad vascular.

Foto: Pixabay

Favorece el sueño

Después de un orgasmo, se liberan las endorfinas y la hormona prolactina, lo que relaja el cuerpo y la mente para promover el sueño. A través de estas se incrementa la producción de hormonas como la  oxitocina y la melatonina, esenciales para tener una buena calidad de sueño.

Reduce el estrés

A través de las relaciones sexuales se libera serotonina, la que se conoce también como “el neurotransmisor de la felicidad”. Esto puede reducir la ansiedad y el estrés, al tiempo que promueve sentimientos de cercanía.

Protege la salud cardíaca

Justo en la fase de excitación sexual, el organismo aumenta la segregación de testosterona y DHEA (dehidroepiandrosterona), que protegen el músculo cardíaco. Además de que activa la circulación sanguínea.

 

POB/WPR