Miguel Ángel Arroyo Castillo

Miguel Ángel Arroyo Castillo
14 Publicaciones 0 COMENTARIOS
– De Política Y Otras Cosas. – Periodista desde hace más de 25 años. Análisis y comentarios a título personal.

OPINIÓN: Lo que a Luis Banck se le olvidó informar

Banck, cada vez que tiene la oportunidad, minimiza los índices de violencia, criminalidad y delincuencia que se viven en Puebla

OPINIÓN: Rivera y el arte de tragar sapos sin hacer gestos

En un tris, Eduardo Rivera Pérez pasó de ser el enemigo público número 1 del morenovallismo, al mejor cuadro del círculo en el poder.

OPINIÓN: El fracaso de Cárdenas y el futuro de los independientes

Las cosas en el futuro inmediato para los aspirantes a independientes no van a cambiar –al menos– hasta que en el Congreso haya mayor paridad de fuerzas políticas.

OPINIÓN: Paola Migoya y la delgada línea…

Paola Migoya Velázquez, es otro más de los casos de ex funcionarios públicos, que se les aparece la oportunidad de entrar –o intentar- a la política, pero no logran el éxito.

OPINIÓN: Y sí, tuvimos razón: Martha Erika-Rivera, la dupla del PAN

Muchos se cansaron de reír con esta versión, otros tantos nos tomaron en serio. Lo cierto es que esta será la pareja que busque que el grupo en el poder, siga otros seis años.

OPINIÓN: Si PRI no gana las gubernaturas, adiós a Los Pinos

La realidad es que si el PRI quiere mantenerse en Los Pinos, debe empezar por ganar las plazas prioritarias y de grueso listado electoral como es el caso de Puebla.

OPINIÓN: Después de un año, Gali toma el control de Puebla

Sin duda, polos opuestos en el estilo de gobernar. A ver si le alcanza a Gali y se quita el estigma del morenovallismo.

OPINIÓN: Martha Erika y Eduardo Rivera, los candidatos del PAN

La clave para este acuerdo político, fue la interlocución que llevó a cabo un connotado personaje: José Antonio Gali Fayad.

OPINIÓN: Declina Moreno Valle… ¿A qué precio?

Este domingo por la tarde se confirmó lo que todo mundo sabía: Rafael Moreno Valle se bajó de la búsqueda de Los Pinos.

OPINIÓN: Los aires de mal presagio para el priismo poblano

Ni las preguntas armadas, muchas de las cuales cayeron en verdaderos improvisados y por ende las respuestas preparadas, jamás encendieron a la militancia.