No pudo haber mejor recomendación. El Dalai Lama pidió a los maestros de México ser honestos, transparentes y no mentir. En otras palabras: profesar aquellas frases –a veces huecas– que divulgan entre sus estudiantes.
 
El llamado del Dalai Lama – que se da en el marco del Quinto Congreso Nacional de Educación y Tercer Encuentro Nacional de Padres de Familia y Maestros del SNTE – viene con un rechazo, frontal, a la violencia que se vive en diferentes partes del mundo.
 
Reunido junto a Elba Esther Gordillo Morales, el jefe del estado Tibetano se pronunció a favor de desmilitarizar al planeta y destinar los fondos invertidos en armas y equipo militar a otros proyectos "mucho más constructivos".
 
“Si llegáramos a lograr que los países comenzaran a desmilitarizarse, habría también un efecto económico directo, ya que todo ese enorme capital que se está invirtiendo en las fuerzas militares se asignarían para otros proyectos como la educación o la salud, proyectos que son muchísimo más constructivos y más beneficiosos para todos”, afirmó el Dalai Lama en la ciudad de México, donde han muerto cerca de 50 mil personas a consecuencia de la guerra contra el narcotráfico iniciada por el presidente Felipe Calderón Hinojosa.
 
Ante ello, el Dalai Lama pidió a los docentes enfocar la educación hacia el desarrollo de valores internos, como la calidez en el corazón, la compasión y el bienestar de todos los demás: “Creo que la educación ha tenido un enfoque más bien dirigido a lo que es el progreso material y ha descuidado en gran medida lo que significa el desarrollo de los valores”, afirmó en una larga charla que sostuvo con la cúpula magisterial más importante de América Latina.
 
“Es importante que el maestro demuestre con su actuar y con su actitud, con su conducta también, esa compasión que está pregonando con sus palabras. Si eso ocurre, entonces es muy probable que alumno también le resulte mucho más fácil estudiar los otros temas que son parte de su sistema educativo y cuando eso ocurre, cuando el alumno ve que el maestro está mostrando esa sinceridad, esa compasión y esas calidades, cuando ese alumno crezca, seguramente va a buscar el bienestar general y pensar y preocuparse por el bienestar de todos los demás.
 
“En cambio, si el maestro es alguien que está siempre enojado, alguien que demuestra mucho odio, mucho resentimiento o ese tipo de aspectos o emociones, el discípulo va a vivir en medio, y el alumno no va a progresar tampoco y ya no va a entender lo que significa la conclusión.
 
“Por eso creo que estas son las cualidades necesarias también para el maestro. Los maestros, ustedes, son los que están construyendo el mundo futuro, en relación a los chicos que están educando, le están formando la mente, le están formando la actitud”, apuntó el Dalai Lama.
 

Para ver parte de su discurso

 
O bien, si lo prefiere leer, podrá bajar el documento en este lugar