Foto: Tomada de video
Foto: Tomada de video

Paul Weinzweig y Pauline Zalitzki, científicos canadienses, aseguran haber descubierto cuatro pirámides sumergidas en el fondo del oceáno cerca de la isla de Cuba, zona conocida como "el triángulo de las bermudas".

Los investigadores afirman que además hay ruinas de antiguos edificios, esfinges, piedras de cientos de toneladas dispuestas como Stonehenge, e inscripciones en un lenguaje no identificado.

Los restos fueron hallados por robots submarinos a 1600 metros de profundidad, reviviendo la antigua teoría de la existencia de Atlántida.

"Esta ciudad ya había sido encontrada antes, durante la guerra del Golfo. El gobierno de EE.UU. descubrió el presunto lugar durante la crisis de los misiles en Cuba en los años sesenta. Los submarinos nucleares que se dirigían al Golfo descubrieron estas estructuras piramidales. Inmediatamente cerraron el sitio y recogieron los múltiples objetos que encontraron en él, con el fin de que no llegarán a manos rusas". (Bajo el agua)

No obstante existen versiones de que el ejército estadounidense continúa trabajando en el lugar de manera secreta desde los años 60.

Los dos canadienses que captaron los vestigios con cámaras de video, llevan más de diez años trabajando en esta investigación.