Pensilvania, E.U.- Tras el paso del huracán Sandy comienzan a surgir las historias: algunas de tragedia, muchas de salvación y otras hasta de suerte.

La imprudencia fue el ingrediente extra en esta historia que estuvo a punto de convertirse en un drama, luego de que una mujer ebria saltara a un arroyo durante la supertormenta, en el estado de Pensilvania.

La mujer identificada como Justina Laniewski, intentaba salvar a cerca de 20 patos salvajes que eran arrastrados por la fuerza de la corriente, sin embargo debido a su estado, no midió el peligro al que se enfrentaba, además de no darse cuenta de que su pequeño hijo la seguía.

Afortunadamente, un vecino que se encontraba observando la escena pudo detener al niño y evitó que éste se metiera al agua junto con su madre.

Momentos después el cuerpo de bomberos llegó al lugar para rescatar a la imprudente mujer que ya se encontraba con el agua hasta el cuello.

Ahora enfrenta cargos por generar riesgo de tragedia, alterar el orden y estar ebria en un espacio público. Los reportes policiacos revelaron que el nivel de alcohol que fue encontrado en su sangre rebasaba en más del doble el límite legal para conducir.