Foto: Tomada de video

Un prostíbulo en Praga denominado «Big Sister» ha adquirido gran fama por ofrecer sexo gratis.

En el lugar hay más de 50 cuartos ambientados de forma erótica. En la entrada los hombres que buscan un momento de placer, eligen a través de una pantalla, a la chica con la que quieren tener sexo.

Sin embargo sí existe una condición: permitir que el establecimiento grabe todo el acto sexual de principio a fin, para lo cual, el cliente debe firmar un contrato en el que cede los derechos de su imagen a “Big Sister”.

Cientos de cámaras están estratégicamente colocadas a lo largo y ancho del inmueble para captar cada detalle de la relación sexual.

Los videos de sexo real son distribuidos por el establecimiento a través de internet pagando una suscripción de 44 euros mensuales, y también por medio de DVD.

Es de esta forma como “Big Sister” puede solventar los sueldos de las chicas que ahí laboran, así como de los demás empleados.

Recientemente el lugar se ha abierto para recibir a parejas, quienes incluso reciben 300 euros por participar en «el experimento».