Foto: islamtimes.org

Autos y camionetas de lujo, ropa de marca y costosos relojes; esa era la realidad que vivían hace dos años «Los Zetas«. Sin embargo todo fue cambiando, al grado de que incluso algunos de ellos adoptaron la personalidad de un indigente o mendigo.

De acuerdo con declaraciones de miembros de este grupo delictivo que ya fueron detenidos, como Raúl Lucio Hernández “El Z-16 “o “El Lucky”; Iván Velázquez Caballero, “El-50”, o Jesús Enrique Rejón, “El Z-7” o “El Mamito”; Heriberto Lazcano ordenó a sus colaboradores a adoptar un bajo perfil para evitar se identificados con facilidad.

“Buscan no ser detenidos y hay patrones de conducta que van variando Por ejemplo, si se mueven en grandes caravanas son más fáciles de identificar”, dijo, Cuitláhuac Salinas, titular de la Subprocuraduría Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO). (La Razón)

El Z-16 o El Lucky, fue detenido en diciembre de 2011 por infantes de la Marina-Armada, tras su captura se conoció que el capo pernoctaba en distintos sitios de manera habitual: dormía en coches, cajas de trailers o cuartuchos. Su ropa era sencilla y en ocasiones hasta vieja y sucia, “parecía una persona indigente”.

Heriberto Lazcano “El Lazca” también había dejado los lujos atrás; de esa forma, la Marina explica el hecho de que los elementos que lo abatieron, desconocieran desde el primer momento que se trataba del número uno de “Los Zetas”.

El día del operativo en el que murió a manos de las fuerzas federales iba a bordo de una Ford Ranger 2001, sin portar ropa de marca o accesorios costosos.

Además había evitado las decenas de sicarios que formaban parte de su escolta, y por el contario, solo iba acompañado de dos personas.

“Yo estimo que este patrón de conducta, de los lujos y cosas ostentosas, comenzó a cambiar hace dos años, aproximadamente, porque antes tenían todo el descaro del mundo, las autoridades locales en su mayoría estaban coludidas y las que no, eran omisas, yo quiero ver qué policía de país le podía hacer frente a un convoy de 30 a 50 camionetas con hombres armados”, dijo José Luis Vergara, vocero de la Marina-Armada. (La Razón)