Estamos a menos de un mes de que Enrique Peña Nieto se convierta en el titular del Poder Ejecutivo en México, por lo que valorar los logros de la administración saliente y proyectar las políticas que serán implementadas por el próximo presidente, se han convertido en acciones comunes en estas fechas, independientemente del sector productivo al que hagamos referencia.

La 54 Semana Nacional de Radio y Televisión fue organizada por la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) en la Ciudad de México durante la semana pasada. Entre los invitados se encontró el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, así como legisladores, secretarios de Estado y los presidentes Felipe Calderón (constitucional) y Enrique Peña (electo), por lo que se convirtió en el escenario propicio para comparar las estrategias de ambos presidentes.

Por una parte, Tristán Canales, el presidente del Consejo Directivo de la CIRT, agradeció en su discurso todas las acciones llevadas a cabo por el gobierno saliente. Particularmente, expresó que Calderón se encargó de cumplir con el compromiso que hizo ante ellos en 2006, acerca de que la política de su gobierno en telecomunicaciones y radiodifusión se basaría en tres C: Convergencia, Competencia y Cobertura. Incluso, añadió una C más, cuando se refirió al Cumplimiento.

Este evento de la CIRT sirvió para ver que Calderón deja Los Pinos con la idea de haber cumplido con su deber, según lo expresó, al haber impulsado acciones como la transición de radio AM a FM digital, la transición a la TDT o el otorgamiento de referendos de concesiones para las estaciones transmisoras que no lo tuvieran, lo cual está en la misma línea que lo expresado por Canales.

En contraparte, Enrique Peña expresó su compromiso para fortalecer a la industria y fomentar la competencia, algo que hemos escuchado ya en diversas ocasiones, aunque seguimos sin conocer la forma en que pretende lograr esto, algo que pronto será revelado. Fue más allá, al reconocer en la radio y la televisión a un conjunto de medios que contribuyen en la formación de la opinión pública, por lo que pidió romper con los paradigmas y tener en cuenta que "las buenas noticias, también son noticia".

También fue posible notar que la industria de la radio y televisión comerciales buscará quedar mejor parada en caso de que exista una nueva reforma electoral, ya que considera que la regulación aplicada desde la reforma más reciente, fue excesiva.

Lo más importante es que Calderón, Peña y Canales reconocieron que la radio y la televisión abiertas tienen mucha importancia a la hora de informar a la población, ya sea en caso de desastres o en lo referente a información cotidiana. En mi opinión, este aspecto está fuertemente ligado al desarrollo que tengan las redes de telecomunicaciones que permitan que más gente acceda a servicios de acceso a Internet, preferentemente de banda ancha, ya que tener más estaciones de radio o televisión no es la única forma de diversificar la oferta de medios.

En resumen, encontramos el discurso del presidente saliente, el del próximo presidente y el idel líder de la industria. A mi juicio, hizo falta la voz de la sociedad civil, aunque tal vez para eso sería necesario organizar un evento que no fuera la fiesta del sector industrial, para poder escuchar que si bien hubo avances, quedan pendientes demasiadas tareas de suma importancia.

No hay que olvidar que Calderón dejará el cargo sin expedir los reglamentos internos de la SCT y la COFETEL, que resolverían la "doble ventanilla", un fenómeno que provoca que ambas dependencias tengan atribuciones duplicadas. Este hecho ha impactado notablemente en muchos otros temas, entre los que destaca que hasta el momento no haya sido expedido el Convenio Marco de Interconexión, un instrumento regulatorio que abriría la puerta para que las empresas de Carlos Slim pudieran ofrecer servicios convergentes de telefonía fija, móvil, acceso a Internet y TV de paga.

Algo que no se puede negar es la necesidad urgente de trazar una política pública integral para las telecomunicaciones y la radiodifusión, que reconozca que la convergencia tecnológica es una realidad que está transformando a las industrias de medios a nivel mundial, lo que corresponderá al próximo gobierno.

A fin de cuentas, es verdad que la radio, la TV y las aplicaciones basadas en Internet, pueden servir para difundir las buenas noticias que también son noticia, pero para que esto suceda, es necesario implementar diversas acciones que permitan un funcionamiento adecuado del sector, en términos técnicos, económicos, sociales y hasta políticos.

@irosasr

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad del autor, son hechas a título personal y no reflejan aquellas de las instituciones a las que está adscrito.