Aplaudo la decisión de retirar el cerco instalado en los alrededores de San Lázaro, con motivo de la toma de protesta de Enrique Peña Nieto como Presidente Constitucional.

El día de hoy, Osorio Chong, desde su cuenta de twitter @osoriochong dio a conocer: “Ante el cerco de seguridad dispuesto por el EMP en San Lázaro, se tomó la decisión de retirarlo y abrir estaciones del metro y calles cerradas”.

Soy la primera que piensa que es necesario generar condiciones de seguridad tanto para Felipe Calderón, como para Enrique Peña Nieto bajo los siguientes argumentos.

Es de todos conocido que Felipe Calderón, emprendió una guerra sin estrategia alguna en contra, según él, del narcotráfico. Esta guerra, le dejó a Calderón millones de enemigos, pero algunos más peligrosos que otros, que por supuesto querrán aprovechar desde el primer minuto que deje de portar la Banda Presidencial para causarle un daño físico, y una cosa es que no estemos de a cuerdo  en su forma de gobernar, o para algunos en los que me incluyo, de desgobernar, y otra cosa es que queramos ver un ataque a su persona, sobre todo en medio de tanta gente, para convertir en mártir a aquél que quedó a deber tantas vidas inocentes.

Hay que mencionar, que el cerco no solo mantiene a salvo a Peña o a Calderón  de los fans de AMLO, sino que también mantiene a los fans de AMLO a salvo del ejército y de la policía, que a la menor provocación, podría abusar de su fuerza en contra de los manifestantes.

Por supuesto que muchos AMLOVERS intentarán a su modo, como ya sabemos que hicieron hace seis años, evitar la toma de protesta de Peña Nieto, o por lo menos dar la nota del día y la verdad sólo de recordar las imágenes de hace seis años,  me da vergüenza ajena, que estemos en la mira internacional otra vez por ese individuo y sus fans.

La forma violenta en que derribaron el cerco el día de hoy los diputados perredistas es una muestra más de que el mismo es necesario, sin embargo Silvano Aureoles tiene razón en algo, el cerco violentaba derechos fundamentales de las personas y es un exceso.

Ojo, soy la primera en decir que el cerco es necesario, pero no es necesario una semana antes y no es necesario cerrar  nueve estaciones de metro. La decisión de implementar un cerco una semana antes y tan grande como el que implementaron fue un exceso del Estado Mayor Presidencial, que en ningún momento y bajo ninguna circunstancia midió que la gente que vive ahí tiene derechos, que la gente que pasa por ahí tiene derechos y que la gente que trabaja ahí también tiene derechos y todos ellos se vieron violentados en libertades que los humanos tenemos por  el solo hecho de nacer.

Es verdaderamente absurdo que hayan hecho un cerco así, yo quisiera saber quién fue el de la brillante idea, pero me parece que me quedaré con la duda, sin embargo, tengo la esperanza de que lea mi columna para recordarle que el artículo 11 constitucional garantiza nuestra libertad de tránsito, mientras que el 16 señala que nadie puede ser molestado en su domicilio y por supuesto que hay gente que vive donde pusieron el cerco.

Por otro lado, quisiera recordarle a los tuiteros que el cerco lo instaló el Estado Mayor Presidencial, no Peña, porque así se hacen los chismes y quisiera decirles también, que si fueran muchos de ellos menos violentos, probablemente nadie habría pensado siquiera en ponerlo.