Tres sólo tres personajes son quienes han llegado a la final para representar al PRI en las elecciones por la presidencia municipal de Puebla en el 2013. Dos con presencia y uno con relaciones.

Enrique Agüera Ibáñez, Enrique Doger Guerrero y José Chedraui Budib. No más.

El Rector de la BUAP se impone, con base en las mediciones realizadas desde el centro de la República, en todos los renglones a cualquier candidato, sea del partido que sea. Presencia, intención del voto, reconocimiento social, confianza, son algunos de los conceptos en los que aventaja, por mucho, a sus competidores.

El ex alcalde Doger Guerrero, cuenta con un trabajo que le ha permitido no perder el contacto con la base social que representa, además de contar con una estructura sólida que le permite ser un competidor de altura y con posibilidades de regresar al palacio municipal.

Con los dos universitarios el PRI gana. Con Agüera arrasa y no hay sorpresas.

José Chedraui ha sido metido con calzador. Hombre de éxito en los negocios, tiene su mejor virtud en la relación que mantiene y esparce a los cuatro vientos, con el presidente Enrique Peña Nieto.

Si el PRI pretende perder, posibilidad nada lejana a la realidad dada la flaca estructura, presencia y fortaleza del PRI de Puebla, deberán enviar al “amigo del Presidente”.

A Puebla le ha ido mal en el reparto de cuotas de poder desde la nueva presidencia. Revela que serán seis años de vacas flacas para el PRI y los priistas de Puebla.

Si al PRI le interesa ganar y mantener presencia nacional, Enrique Agüera será investido a más tardar en principios de enero del cercano 2013.

En Puebla no existe el PRI. Está enterrado.

Sólo personajes.

Son nones y no llegan a tres.

@luisenriquesf

Facebook.com/luisenriquesf

[email protected]