Puebla se transforma físicamente, el presupuesto se inclina a favor de la infraestructura, de "modernizar" el centro histórico, haciendo parecer que el desarrollo sea sólo a través de la edificación.

El gobierno en turno se ha caracterizado por cambiarle el rostro a nuestra ciudad, sería importante analizar si dicha transformación de verdad genera desarrollo y crecimiento, puesto que existen algunos otros rubros donde también haría falta sumar y enfatizar esfuerzos sociales y gubernamentales.

Constantemente en los medios de comunicación es significativo ver y escuchar el quehacer de la Secretaría de Infraestructura comandada por el Licenciado  José Antonio Gali Fayad  personaje que aspira a la Presidencia Municipal de Puebla. Me parece positivo el trabajo realizado y coordinado por el gobierno Estatal y Municipal, sin embargo, cuando veremos cambios de fondo, estructurales, que cambien sustancialmente la situación en la que vivimos.

Sin esfuerzos sustanciales por la educación, por la calidad de vida de los ciudadanos, que sólo nos debemos a acostumbrar sexenio tras sexenio a observar remodelaciones o mantenimiento a la ciudad,  el problema parece ser que se enfatiza demasiado en un solo rubro, cuando las necesidades reales de las personas son numerosas.

Está por terminar el año, y es indispensable observar y evaluar si el trabajo realizado hasta ahora continuará igual, o se tomarán otras rutas que garanticen el bienestar social, y que no sólo se manifiesten por medio de la Arquitectura, pues de los contrario estaremos viviendo una "Modernidad sin Desarrollo".