\"\"

La Navidad se celebra en México durante la madrugada del 25 diciembre, cuando de acuerdo con el catolicismo, hace 2012 años nació Jesucristo en un portal de Belén; por ello y debido a la gran cantidad de mexicanos que profesan esta religión, la mayoría de los festejos se relacionan con la tradición católica.

Nacimiento de Jesucristo

La fecha del nacimiento de Jesucristo, es totalmente desconocida, tanto para los católicos, como para científicos, sin embargo el 25 de diciembre se pudo adoptar debido a las fiestas “paganas” que celebraban nuestros antepasados, ya que estas celebraciones coincidían con la adoración de Huitzilopochtli que concluían los días 24 y 26 de diciembre con convivios donde había mucha comida y estatuas de su Dios.

En la actualidad muchos mexicanos ateos o creyentes, conviven a través de las posadas, pastorelas y la colocación del nacimiento, e incluso personas que radican o trabajan lejos de sus lugares de origen, aprovechan los días de asueto para reunirse con sus familiares y expresarles sus mejores deseos para el año que está por llegar.

Como ya se había comentado, dichas costumbres si bien tienen orígenes religiosos, también se remontan a épocas prehispánicas.

Las posadas

Las posadas, están totalmente vinculadas con la Navidad, pues recuerda la visita que los padres de Jesús hicieron a distintos lugares, para que la Virgen María pudiera dar a luz al hijo de Dios. Esta festividad es muy celebrada por los mexicanos, comenzando desde el 16 de diciembre (9 días antes de la Navidad) y terminando el 24 del mismo mes.

Piñatas

Las piñatas forman parte importante de estas fiestas navideñas, y tienen un gran simbolismo pues representan al mundo con sus engaños y vanidades. La venda con que se tapan los ojos, significa la fe ciega; el palo, la fuerza de la virtud; los dulces o frutas que caen de ella, significan la verdad.

Cuando se rompe la piñata se representa el rompimiento del pecado y la seducción del mundo.

Nacimientos

Los nacimientos y pastorelas también son iconos representativos de la Navidad, y tienen gran influencia de la Iglesia Católica. Estas dos costumbres se atribuyen los frailes franciscanos quienes las introdujeron para evangelizar a “los naturales”.

Antes, no había familia, por humilde que fuera, que no gozara “al poner” el nacimiento.

Se cortaba un pedazo de pino para ponerlo de fondo y la gente fabricaba manualmente adornos navideños, como los graciosos arcángeles, vírgenes de mantas bordadas, flores multicolores, entre otros; además del tradicional vestidito del niño Jesús, que cada año tenía que ser nuevo y confeccionado por los padrinos.

No podían faltar las figuras de barro, adoptando personajes tradicionales y seres cotidianos. Entre ellos, los pastores, figuras de distintos animales, gente asando carne en una fogata, niños jugando, e incluso el diablo.

El nacimiento se coloca desde varios días antes del 24 de diciembre, siendo la noche de este día cuando se realiza la tradicional acostada del niño Jesús, y el 2 de febrero, la levantada; en donde se reza un rosario y como regalo se reparten bolsas de dulces a los niños, buñuelos, tamales y chocolate.

Pastorelas

Las pastorelas son una escenificación de la Navidad o natividad de Jesucristo. Diversos personajes reproducían a humildes pastores, guiados por el ermitaño hacia Belén, con la ayuda de San Miguel que los defiende de Luzbel, así como los Reyes Magos adorando al niño Dios, todos ellos representados por personas del pueblo.

Los personajes tienen que aprenderse sus versos de memoria, que generalmente estaban en rima, empezando a ensayar desde meses antes para estar listos en el gran día.

Los acompañan también un grupo de músicos con violín y guitarra, para amenizar los cantos de alabanza.

Finalmente no puede faltar la cena y el ponche de frutas, para todo el que llegue a presenciar la pastorela. Actualmente las escenificaciones en las casas son pocas, pero en las escuelas primarias y secundarias es común verlas en temporada navideña, resurgiendo así entre niños y jóvenes esta gran tradición.

Para los católicos, la Navidad es un suceso donde se reflexiona sobre la salvación del hombre en la Tierra.

Para los fieles a Jesús, la Navidad es la fecha más representativa, porque es el recuerdo de Jesucristo en todo el mundo.