Ayer fue el día del Community Manager; por eso, mi sincera felicitación a todos aquellos que desempeñan tan novedosa actividad.

Hoy ocuparé ésta columna para analizar la imagen que tienen nuestros suspirantes aldeanos en esta red social (Twitter)

Es innegable el alto porcentaje de  ciudadanos que en las grandes metrópolis han adoptado al Twitter como medio para difundir sus opiniones, movilizar, protestar, criticar, difundir, apoyar, y claro generar activismo 2.0.

Estos acontecimientos de comunicación inmediata, deben obligar a los políticos a desarrollar nuevas estrategias de difusión y posicionamiento; ya que estamos ante una nueva “caja de resonancia”.

Sin embargo, existe un gran desperdicio en el cuidado de la imagen de nuestros políticos poblanos -poco saben de formas, protocolo, modos y ambientación-.

De acuerdo a un estudio publicado en Ginebra, la “Twittplomacia” es una herramienta que permite a los líderes, dar a conocer sus medidas a una audiencia creciente y a los ciudadanos les permite tener acceso a sus gobernantes.

No obstante, pareciera que nuestros suspirantes poblanos poco han abonado en generar una Avatar (foto, encabezado, bio) que impacte, sólo por poner un ejemplo.

Es necesario que: Personalicen su Twitter. Las imágenes de fondo son básicas para transmitir las bondades de su marca política, deben generar su propio slogan y lo más importante utilizar una foto que transmita lo que son.

Si logran humanizar su marca, a través del storytelling (con imágenes empáticas) y además transmiten información en proporciones de 70% de información especializada (interesante y relacionada a nuestros valores) y 30% opiniones personales (con buena semiótica) aumentarán las probabilidades de ser líderes para su target.

En ningún caso veo aplicadas estrategias en Twitter, necesarias para convertirse en el próximo Presidente Municipal Poblano y mucho menos, interés en tener un canal abierto y constante de comunicación con los ciudadanos.

Será necesario que nuestros 7 suspirantes generen una re-ingeniería en su estrategia para Twitter, buscando lograr relaciones dinámicas con los ciudadanos, medios de comunicación, y líderes de opinión.

Si estimulan a las redes sociales, podrían encontrar grandes beneficios, llegarían e impactarían a una mayor audiencia y sobre todo dejarían de ser “political spam”, que por el momento son solo eso, desperdicio en la red. 

Diapositiva1