“Ningún ciudadano podrá realizar actividades propagandísticas y publicitarias con el objeto de promover su imagen personal, de manera pública y con el inequívoco  propósito de establecer su postulación a un cargo de elección popular”.  Así señala el artículo 200 bis del Código de Instituciones y Procesos Electorales de Puebla.

En caso de que así se haga, será porque estarán participando, los interesados, en un proceso interno de selección de candidatos, en su respectivo partido, pero siempre de acuerdo a “… los plazos y disposiciones establecidos en esta Ley”.

José Antonio Gali, Jorge Aguilar Chedraui, Pablo Rodríguez Regordosa, José Chedraui, cuando menos y de forma evidente, comprobable y retadora, han violado esa disposición legal.

Y los ramplones consejeros del IEE poblano lo permiten.

Y se niegan a sentar precedente con el caso de la denuncia ciudadana de San Pedro Cholula, en el Distrito 9, y la desechan por improcedente y le niegan su validez.

Es cierto, el IEE no debe esperar denuncia alguna de ciudadanos o partidos políticos, debe actuar de oficio, como lo señala y argumenta  Jorge Luis Blancarte de Movimiento Ciudadano. Es necesario que el IEE cuide el proceso de este 2013 desde ya. Pero hace caso omiso.

Es la responsabilidad del consejero presidente Armando Guerrero Ramírez, quien con esa actitud demuestra a qué intereses responde. Pero también de todos los consejeros electorales.

El escenario se presta para una contienda plagada de trampas, chacaleos, y aprovechar los pretextos que permite las lagunas de las leyes y reglamentos.

Por eso era necesario tener comiendo de la mano a instituciones, poderes, partidos y protagonistas.

De espaldas a la sociedad, de frente al poder.

Culimpinados.

No hay de otra.

@luiseriquesf

Facebook.com/luisenriquesf

[email protected]