Controversial como acostumbra, el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador calificó al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, como un cínico, inmoral y sinvergüenza, por promocionar al secretario de Infraestructura (SI), Antonio Gali Fayad, para la alcaldía.

Ante un modesto grupo de 350 simpatizantes, AMLO bautizó a Moreno Valle como el “góber precioso II” -ya que el priísta Mario Marín fue el primero en recibir el mote- y dijo que Puebla es “demasiado pueblo para tan poco gobernante”.

Con su peculiar acento y su ritmo pausado, el ex aspirante presidencial narró que durante su visita a la capital poblana, vio decenas de espectaculares con un claro fin electoral, pues el mandatario se hace acompañar de Antonio Gali.

Desde que llegamos estoy viendo espectaculares donde aparece el gobernador con el que quiere que sea presidente de Puebla (…) Se trata de una inmoralidad, lo acabo de poner en mi Twitter, sólo que no me alcanzaron los caracteres. Le puse ‘chueco’, pero es un sinvergüenza, cínico, inmoral”, gritó, provocando carcajadas, aplausos y vítores.

Más tarde, en una entrevista bastante sui generis en la que un simpatizante del ex perredista intervino con preguntas absurdas, López Obrador evitó hablar sobre la coalición entre el PAN y el PRD en Puebla.

Recalcó que está completamente desligado del Partido de la Revolución Democrática (PRD); pero no perdió la oportunidad de acusar que el PRI y el PAN son la misma mafia, porque han saqueado y lastimado al país.

Se acabó la euforia pejista

Pese a sus pequeñas dimensiones, el recinto del Centro de Espectáculos El Campanario  fue demasiado para la raquítica convocatoria de la asamblea municipal y de afiliación del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Foto: Xóchitl R. Rangel
Foto: Xóchitl R. Rangel

Lejos quedaron las concentraciones masivas de 2012, cuando 30 ó 40 mil pejelovers eran capaces de abarrotar plazas públicas y estadios.

Sin embargo, los simpatizantes más leales del Peje continúan con esa aprehensión única y las muestras de afecto.

Las mujeres le pidieron besos y en general, todos luchaban entre los empujones por alguna fotografía o autógrafo, incluso sobre la camisa de un “Amlito” hecho de plástico.

En medio de gritos eufóricos, frases de aliento y peticiones desorbitadas, el ex jefe de gobierno del DF firmó algunos ejemplares de los libros de su autoría que una mujer vendía en 120 pesos en el mismo evento.

A minutos de su salida del Campanario, se registró un pequeño altercado entre un miembro del staff que lideraba la valla humana para librar el paso del político y un militante que se quería acercar a López Obrador. El incidente fue menor y no ocasionó mayores conflictos.

Defender los ideales es sublime

Foto: Xóchitl R. Rangel
Foto: Xóchitl R. Rangel

El dos veces candidato presidencial pidió a sus simpatizantes, no bajar la mirada ni agachar la cabeza, pues el orgullo y la dignidad de saber que luchan por la justicia social debe una máxima en sus vidas.

Subrayó que defender las causas justas es un acto sublime y de entrega con el prójimo.

Asimismo, criticó las intenciones del PRI de privatizar Petróleos Mexicanos (Pemex) y advirtió que en breve, estará listo el aumento al 19 por ciento de IVA en medicinas, alimentos y hasta libros.

Anunció que el próximo 8 de marzo, en todas las plazas públicas del país se realizarán movilizaciones pacíficas en defensa del petróleo.

También, el 28 de abril se realizará el Comité Estatal de Morena, para conseguir el registro de Morena como partido político.

Al final, la venta de productos no se hizo esperar, en el sitio había desde tazas con la imagen de AMLO o el símbolo de MORENA, hasta playeras de Anonymus, stickers con la leyenda “Soy Prole” y DVD’s con documentales biográficos del tabasqueño.

Foto: Xóchitl R. Rangel
Foto: Xóchitl R. Rangel

Multimedia: Xóchitl R. Rangel