El parque de automotores matriculados en Puebla, ante la autoridad, aumentó 143.6 por ciento tras un periodo de 11 años, señalan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con el concentrado de “Transportes: Vehículos de Motor Registrados por Entidad Federativa”, el número creció en 751 mil 220 unidades entre el cierre de 2000 y diciembre de 2011.

El registro actualizado al 4 de octubre de 2012, expone que a inicios de la década anterior, el territorio poblano albergaba alrededor de 523 mil 127 automóviles, camiones, camionetas y vehículos similares.

Dicha cifra avanzó paulatinamente, con una tendencia de de 20 a 80 mil vehículos anuales; hasta que en 2008, se alcanzaron los siete dígitos con el conteo de un millón 65 mil 16 unidades.

Para el término de 2011, el gobierno federal y estatal contaban con un millón 274 mil 347 automotores registrados; lo que equivale a 3.83 por ciento de todo el parque vehicular nacional.

Puebla, el 7º lugar

La estadística también refleja que Puebla se encuentra en el séptimo sitio, entre los 10 estados con mayor número de automotores circulantes.

El registro poblano se encuentra por debajo del Distrito Federal, que posee cuatro millones 396 mil 912 vehículos; el Estado de México, que tiene tres millones 651 mil 210 unidades y Nuevo León, que registra dos millones 84 mil 776 autos.

También se encuentra detrás de Michoacán, que cuenta con un millón 705 mil 626 vehículos; Veracruz, que ha conjuntado un millón 595 mil 319 unidades y Guanajuato, que tiene un millón 345 mil 165 automotores.

1 de 4 autos, anteriores a 1990

Para finales del año anterior, el que fuera encargado de despacho en la extinta Secretaría de Sustentabilidad Ambiental y Ordenamiento Territorial (SSAOT), Juan Carlos Morales Páez, señaló que 24 por ciento de los automotores generan 80 por ciento de la contaminación en Puebla.

Según lo publicado por Milenio Diario, el entonces relevo de la ambientalista Amy Camacho dijo esa cantidad era equivalente a 204 mil vehículos, que tenían un modelo anterior a 1990.

Expuso que esa situación también genera problemas de regulación; toda vez que las normas se han fortalecido y se ha vuelto complejo que dichos carros aprueben los exámenes de verificación.