A las palabras se las lleva el viento y, más allá de lo que externe el edil de Puebla Eduardo Rivera Pérez, su tesorero Manuel Janeiro y su secretario de Administración, Íñigo Ocejo, las matemáticas no mienten y durante el 2012, el ayuntamiento de Puebla aumentó su gasto en burocracia y salarios y redujo la inversión en obra pública respecto a lo erogado en el 2011.

Además, en comparación con el 2011, en su segundo año de gestión, Rivera Pérez duplicó los pagos por la deuda de la ciudad y casi elevó al doble las erogaciones en el área de Comunicación Social, de acuerdo a datos oficiales tomados de la página de transparencia del ayuntamiento de Puebla, donde también se señala que el presupuesto municipal ejercido el año pasado, fue 700 millones de pesos mayor al anterior.

Cifras oficiales precisadas en la página de transparencia del gobierno 2011-2014 de la ciudad, reflejan que en su segundo año, Rivera Pérez elevó el gasto en burocracia, en deuda y salarios, en detrimento de la obra pública.

Veamos: en el 2011, el ayuntamiento invirtió 809 millones 350 mil pesos en obra pública y de esta cantidad, envió 473 millones al ramo 6000, lo que explica por qué en su primer año el presidente implementó el “Programa Mil Calles” que luego desapareció.

En contraste, el año pasado, en el rubro de obra Rivera Pérez erogó 517 millones 070 mil pesos, casi 300 millones menos que en el 2011. Incluso, se redujo el ramo 6000 al ser de apenas 406 millones de pesos.

En su primer año al frente de la ciudad, el ayuntamiento gastó en salarios 859 millones 139 mil 153 pesos, cantidad que se elevó sustancialmente en el 2012 al alcanzar los mil 076 millones 703 mil pesos (cerca del 20 por ciento más). En este rubro, llama la atención que el mismo Rivera Pérez aumentó mucho sus erogaciones entre un año y otro.

Salarios, gastos burocráticos y deuda, a la alza

En el 2011, al sueldo del presidente y de su equipo se canalizaron 6 millones 450 mil pesos, mientras que todo el rubro del gasto enlistado en la Presidencia Municipal fue de 7 millones 536 mil pesos.

Sin embargo, ya que en el 2012, los salarios del alcalde y su staff alcanzaron los 23 millones 568 mil pesos y lo que gastó esta área del ayuntamiento se disparó a 26 millones; casi el triple que el año pasado.

Por el servicio de la deuda (ramo 9000), el gobierno de la ciudad gastó 71 millones 543 mil 940 pesos en el 2011, cantidad que se duplicó en el 2012 al alcanzar los 186 millones 635 mil pesos.

Entre su primer y segundo año de gestión Rivera Pérez no solamente elevó las erogaciones en salarios y deuda, sino también en otros rubros que no representan inversión o desarrollo alguno para la ciudad.

Así, en el rubro de materiales y suministros el ayuntamiento dispuso de 188 millones 201 mil pesos en el 2011, mientras que en el 2012 destinó 216 millones 074 mil pesos a este rubro.

A servicios (capítulo 3 mil de los egresos municipales) canalizó 473 millones 063 mil pesos en su primer año y esa cifra la elevó hasta 653 millones 442 mil pesos en el 2012.

Finalmente, el ayuntamiento incrementó en más de 20 por ciento las transferencias de recursos de un rubro a otro: en el 2011 ese rubro del gasto municipal fue de 477 millones 199 mil pesos, pero el año pasado la elevó hasta 585 millones 586 mil pesos.

Este manejo financiero del gobierno de la ciudad explica por qué en el 2012 no hubo un solo programa propio de obra pública o desarrollo social, sino que la gestión de Rivera Pérez se colgó de los trabajos de infraestructura hechos en la capital por la administración estatal, a pesar del muy notorio incremento en los recursos de la ciudad, porque mientras en el 2011 el ayuntamiento erogó 2 mil 591 millones 741 mil pesos, para el 2012 ese presupuesto se elevó hasta los 3 mil 217 millones 961 pesos; casi 30 por ciento más que en el ejercicio anterior.

[email protected]

http://robertodesachydebate.blogspot.com/

http://www.periodicodepuebla.com.mx/