Sostuve en el Coloquio de los Perros anterior, que haber incluido a Guillermo Nares Rodríguez en la planilla de Puebla Unida había sido un error de Tony Gali.

Pero él no armó la planilla, se la armaron.

Y teniendo a un equipo de asesores y operadores de campaña de lujo como Fernando Manzanilla, Marcelo García Amaguer y los seis personajes españoles especialistas en comunicación, campañas y marketing político, que se han incorporado a su staff, resulta poco probable el eventual error cometido con la inclusión del desprestigiado universitario que funge como director de la Facultad de Derecho de la BUAP.

Una más, Jesús Carvajal Chartuni, quien acompaña a Tony Gali como asesor en jefe desde hace varios años, es universitario, profesor de la Facultad de Administración de la BUAP desde hace más de 30 años. Conoce a fondo la legislación universitaria, la de la Institución y las particulares de las unidades académicas, sabe quién es Guillermo Nares y de que pies cojea; sus mañas, vicios, recursos para dominar y controlar a universitarios.

En materia universitaria, legal, académica, administrativa y política, el profesor Chartuni, así conocido, es una chucha cuerera.

¿Error de Tony Gali o de su equipo?: el diablo que se los crea.

Abro la posibilidad de que Guillermo Nares Rodríguez haya sido utilizado. Con varios objetivos:

1.  En la BUAP solo existen dos estructuras políticas bien organizadas y aceitadas; disciplinadas y obedientes; la de Enrique Agüera y la de Guillermo Nares. Obvias las diferencias entre las dos. La primera será utilizada por Mover a Puebla, la segunda interesaba a Puebla Unida para el contrapeso en la BUAP durante el proceso electoral.

2. Para lograr el objetivo anterior, era importante dar una prueba de compromiso a Nares, su inclusión en la planilla, sabiendo que no pasaría ante el IEE por no cumplir los requisitos legales.

3. Ahora tiene la promesa de que en caso de ganar Tony Gali, será un candidato a disputar la rectoría de la BUAP a Alfonso Esparza Ortiz en septiembre próximo.

4. Enviar un mensaje siciliano a Enrique Agüera y los activos que aún tiene en el recinto universitario, de que la guerra de afuera, la presidencia municipal de cuatro años y ocho meses va en serio y que la disputa por la BUAP no tiene respiro ni vuelta de hoja. La BUAP también está en juego.

5. El PRI, y Rafael Moreno Valle, intentarán ganar a la BUAP, sin condiciones, culimpinada. Los mensajes son claros. La BUAP es disputable.

La pregunta que se antoja: ¿a costa de lo que sea?

Hará cosa de 50 años le costó la chamba a un gobernador.

Poblanetas

Enrique Doger, un buen negocio

El ex presidente municipal y ex rector sabe cuáles son los códigos de la política. Sabe cómo luchar y conseguir posiciones. El pleito, la confrontación, el desencuentro, siempre le ha dado resultado. Así logró la rectoría de la BUAP: Peleando; y dejó con un palmo de narices a Eduardo Lobato y a Armando Valerdi. Logró, en contra de Mario Marín, la presidencia municipal de Puebla. Ahora, además de colocar a Iván Galindo y a Sandra Montalvo, se ha llevado la cereza del pastel: la delegación del IMSS para Jorge Ruiz Romero.

Y todavía no da su brazo a torcer.

La burbuja agüerista

Esta semana fue de confrontaciones y crisis en la burbuja del ex rector. El Lobo, el Oso, el alacrán y el lamebotas, protagonizaron varios desencuentros, por querer controlar la agenda del candidato. Tendrán tres días de descanso para ordenar sus ideas. Imposible que lo logren, están formados en la inmadurez que proporciona el poder con la hijez de la chingada. Que la vida los redima.

@luisenriquesf

Facebook.com/luisenriquesf

[email protected]