Parece imposible, impensado, surrealista e inverosímil que México no vaya a una copa del mundo de futbol, la clasificación a la justa siempre ha sido obligación, bendecida por pertenecer a la zona futbolística más débil del planeta, nuestra selección yace en tercer lugar de la tabla del hexagonal de la CONCACAF, si, virtualmente en Brasil 2014 y si, con un partido más jugado que los otros 5.

Gana con sufrimiento 1-0 a Jamaica el martes, empata con miedo 0-0 el viernes en Panamá, 4 puntos de 6 disputados que dan como resultado 2 hipótesis del mal funcionamiento en lo que va del año:

1.

Los que ayer fueron, hoy ya no son, Giovanni Dos Santos y Pablo Barrera alcanzaron su pico de rendimiento en la Copa ORO hace 2 años, se encumbraron al olimpo, ídolos absolutos, hoy, 2 años después, perdidos en las pantanosas canchas centroamericanas, ni pichan, ni cachan, ni dejan batear, cada entrenador tiene sus terquedades, las del Chepo son estos 2,Javier Aquino y Ángel Reyna reclaman un lugar que desde hace tiempo está vacante, aunque lo quieran tapar con 2 bultos.

2.

No hay contundencia, no hay resultados, 3 goles en 5 partidos, 3 partidos sin anotar gol, está claro que la astucia “cantinflesca” del Chicharito Hernández no debe ser la única ruta del gol, si le pega bien, la vuela, si le pega mal, la manda a guardar, necesita un socio que le quite todo el peso quirúrgico que debe poseer un delantero a la hora de anotar, la buena: está Raúl Jiménez o Aldo De Nigris en la banca, la mala, Chepo solo juega con un delantero en su esquema.

Exhibiciones lastimosas como las de esta semana hacen pensar que aun jugando de lágrima, México estará el verano del año entrante en Brasil,  con suerte o justicia avanzará a octavos de final y será eliminado como las últimas 5 veces, no hay que ser genio para saberlo, es lo que hay y para eso es lo que alcanza.
José Manuel de la Torre debe ocuparse por mejorar si o si, el funcionamiento de su equipo, por afinar la puntería de cara al gol y por cambiar la monotonía repetitiva de su esquema de juego.
Debe preocuparse por ser víctima del miedo a perder en Centroamérica y perder puntos en el Azteca, por seguir alineando tercamente a futbolistas que viven del pasado como: Barrera, Dos Santos y el veterano Torrado y por querer tapar el solcon un dedo, empatar de visitante en Panamá, nunca podrá aspirar a ser un “buen resultado” mi querido Chepo.
Los Hondureños, Ticos, Salvadoreños, Panameños siempre dicen: “Al mundial no vamos pero a México le ganamos”, bien podríamos empezar a crear el nuestro: Al mundial siempre vamos, pero en octavos, nos quedamos”.
Es por demás escabroso que el “TRI” no llegase a calificar al mundial, una hecatombe, una real desgracia solamente permitirían que no se fuese a Brasil, pero que le quede claro a Chepo, Corona, Maza y compañía, sumando de puntito en puntito, en un “TRIS”, se le puede ir, el mundial al “TRI”.

@tonysanchezcam