El estado de salud del ex presidente sudafricano Nelson Mandela «mejoró durante la noche», aunque sigue siendo crítico, anunció este jueves el presidente sudafricano, Jacob Zuma.

«Está mucho mejor hoy que cuando lo vi ayer por la noche. El equipo médico sigue haciendo un trabajo notable«, declaró el presidente sudafricano en un comunicado. Zuma, que visitó este jueves a Mandela por segunda vez en 24 horas, pidió a los sudafricanos que recen por Mandela, de 94 años de edad.

Sin embargo, a media jornada, la familia de Mandela evocó por primera vez públicamente la perspectiva de una muerte «inminente».

Sólo puedo repetir que Tata está en un estado crítico, cualquier cosa es inminente», declaró Makaziwe Mandela en una entrevista en la radio pública SAFM. «Pero también quiero subrayar, una vez más, que sólo Dios sabe cuándo llegará su hora (…) Vamos a esperar junto a él, con papá, mientras siga con nosotros», añadió.

Por otra parte, la hija mayor de Mandela acusó este jueves a los periodistas que cubren la hospitalización de su padre de comportarse como «buitres», sin ningún respeto por las tradiciones locales. «Es como si esperaran a que un león devore a un búfalo para poder devorar su esqueleto. Es la impresión que tenemos en la familia», afirmó. «Uno ni siquiera puede entrar y salir del hospital (…) Son un verdadero estorbo», añadió.

El estado de salud de Nelson Mandela, Premio Nobel de la Paz en 1993, empeoró durante el fin de semana. El pasado 8 de junio fue ingresado de urgencia tras una recaída de la infección pulmonar que sufre desde hace dos años y medio, consecuencia de sus años de prisión bajo el ‘apartheid’.

Numerosos sudafricanos han venido a depositar coronas de flores y pequeños mensajes frente al Hospital Mediclinic Heart, expresando su gratitud al padre de la nación.