Jesús Murillo Karam, procurador General de la República (PGR), reconoció que las circunstancias políticas han afectado la estrategia de seguridad establecida para Michoacán.

De acuerdo con lo publicado por el periódico Milenio, el funcionario aludió directamente a la reciente licencia aprobada para Fausto Vallejo Figueroa, gobernador de aquella entidad, ante una enfermedad que consideró como real.

En ese contexto, se pronunció por “no violentar” la voluntad popular, que puso a Fausto Vallejo en la gubernatura y apuntó que el presidente Enrique Peña Nieto ha ordenado que la autoridad no se convierta “en el problema que queremos evitar”.