cuatro días de la inauguración de la Estrella de Puebla en el Parque Lineal, la rueda de observación transportable más grande del mundo aún tiene pendientes.

No hay un estacionamiento asignado para la zona y muchos de los automovilistas que acuden a visitarla, se estacionan a un costado de la rueda pese a que hay señalamientos de no estacionar a lo largo del camellón. 

Esta circunstancia ha sido aprovechada por la delincuencia, pues de acuerdo a lo publicado por e-consulta, al menos 12 ciudadanos han dejado estacionados sus vehículos al costado de la Estrella de Puebla sufrieron robos en los mismos, mediante «cristalazos». 

Afectados explican que en el lugar se encuentran «franeleros» quienes guían a los automovilistas a estacionarse en las inmediaciones del Parque Lineal a pesar de que no está permitido. Al regresar a sus vehículos, los conductores se dan cuenta que los cristales están rotos y sus pertenencias ya no están.

El funcionamiento de los semáforos se convierte en otra de las problemáticas a las que se enfrentan los automovilistas, pues aún no están habilitados.

El cruce de mayor peligro para los automovilistas está entre quienes vienen del Bulevar del Niño Poblano, los que salen del centro comercial Angelópolis y quienes circulan a un costado del Parque Lineal.