En Puebla de 2011 hasta agosto de 2013, se repatriaron a 260 menores de edad que intentaron cruzar la frontera hacia Estados Unidos de América, reportó Mercedes Bulas Montoro, jefa del Departamento de Salud Mental del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Las estadísticas reportan que la tendencia va hacia la baja, pues mientras que en 2011 se registraron 111 casos, en 2012 fueron 99 y en lo que va de 2013 se presentan 50 repatriaciones, es decir, 45 por ciento menos respecto al primer año de gobierno de Rafael Moreno Valle.

Los municipios donde este fenómeno se presenta con mayor frecuencia son, Atlixco, San Pedro Cholula, Calpan, San Jerónimo Coyula y Puebla Capital.

Tomar una decisión de este tipo no es fácil, sin embargo, las circunstancias como no asistir a la escuela, no tener un trabajo para apoyar a los gastos del hogar e incluso ir en búsqueda del sueño americano, son los motivos que Juana consideró para abandonar su hogar.

Le bastaron tan sólo dos días para llegar a la frontera, acompañada de una mochila donde cargaba objetos personales, algunos víveres y un cambio de ropa además de todas sus ilusiones y esperanzas por reencontrarse con padre, quien desde hace años se fue a trabajar para mantener a su familia.

Juana es originaria de Jalalpa Textil municipio del estado de Puebla, donde vive con su madre y otros familiares.

Relata para Poblanerías en línea que por su mente cruzaron muchos pensamientos y tuvo muchas experiencias que prefiere omitir, pues recordarlas le provocan un silencio prolongado.

A pesar de emprender el camino sola, siempre estuvo acompañada, pues más mujeres y hombres intentaban cruzar la frontera, algunos con éxito otros sin alcanzarlo.

Pero las esperanzas murieron pronto, una vez que la policía fronteriza los detuvo se acabaron muchos sueños, Juana supo desde ese momento que no vería a su padre quien la esperaba del otro lado.

Durante dos semanas, pernoctó en diferentes instancias, con frío, hambre, miedo e incertidumbre.

Cuenta que con esas experiencias valoró su hogar, la seguridad que le brinda su familia y hoy que nuevamente pudo ver a su madre y abrazarla, revela que jamás intentaría abandonar nuevamente su casa.

Éste tan sólo un caso de los 260 registrados en lo que va de la administración del gobernador Rafael Moreno Valle.

En el estado de Puebla se construyeron 10 centros comunitarios de protección de menores de edad, donde se brindan una serie de talleres, clases y ocupaciones en diferentes rubros.

Mercedes Bulas Montoro, jefa del Departamento de Salud Mental del Sistema Estatal DIF, indicó que se brindan becas, apoyos y otros incentivos para quienes ingresan a los centros comunitarios.

Pero a pesar de las políticas públicas implementadas, el fenómeno de los migrantes menores de edad sigue presentándose, pues así como Juana con apenas 17 años, cientos de jóvenes que no alcanzan la mayoría de edad abandonan sus hogares en busca de un sueño americano.