Este año la Profepa ha llevado a cabo 173 operativos, en los cuales detuvo a 52 presuntos delincuentes ambientales, aseguró cuatro mil 275 ejemplares animales y 41 mil 739 de plantas, informó el subprocurador Recursos Naturales de esa dependencia, Alejandro del Mazo.

Durante su participación en el Taller para Capacitadores en Materia de Comercio y Tráfico de Vida Silvestre, organizado por la dependencia y la WWF TRAFFIC/Norteamérica, refirió el balance de las acciones concretadas por la presente administración.

Expuso que la estrategia dispuesta por el titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Francisco Moreno Merino, revela que se efectuaron 989 inspecciones y mil 13 recorridos de vigilancia, así como el decomiso de 64 mil 927 productos y subproductos derivados de esa actividad ilegal.

En el marco de la conferencia magistral, "Inspección de vida silvestre dentro del territorio nacional", Del Mazo Maza destacó que México tiene un gran compromiso en el combate al tráfico ilegal de vida silvestre, tomando en cuenta que nuestro país es una de las 17 naciones megadiversas.

En este contexto, señaló que una de las metas trazadas por la Profepa para el periodo 2013-2018, es cubrir con acciones de inspección y vigilancia 100 por ciento de las áreas de distribución nacional de las especies prioritarias por su condición de riesgo y peligro de extinción.

El problema del tráfico ilegal se debe atacar desde sus cuatro vertientes: la extracción, el acopio, el transporte y el comercio", indicó, luego de manifestar que dicha actividad ilícita deja ganancias por casi 200 mil millones de dólares a nivel mundial, según cifras de organismos como la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL).

Enfatizó que se trata del tercer delito internacional, sólo superado por los tráficos de armas y de drogas.

En el mundo existen más 700 especies animales al borde de la extinción y 24 mil plantas amenazadas, sólo en México se han identificado dos mil 606 especies de flora y fauna en alguna categoría de riesgo.

El tráfico ilegal de especies es la segunda causa de extinción, después de la pérdida de hábitat.

Del Mazo indicó que el objetivo del taller es dar entrenamiento a capacitadores, intercambiar experiencias y proporcionar materiales y herramientas a inspectores de vida silvestre, para promover la capacitación intra-institucional en temas prioritarios y mejorar los controles del comercio de especies en México.

A su vez, el subprocurador de Inspección Industrial, Arturo Rodríguez Abitia, destacó la importancia que tiene para la Profepa desarrollar nuevas y mejores capacidades, con el propósito de realizar una labor de vigilancia más efectiva en las fronteras y en los recintos aduanales.

Necesitamos, no solamente mejorar los mecanismos de intercambio de información dentro del propio gobierno federal, sino también con autoridades de otros países, y por supuesto, con instituciones como la Procuraduría General de la República (PGR) y la Dirección General de Aduanas", indicó.

Rodríguez Abitia adelantó que la Profepa participa en proyectos importantes, como la obtención de códigos genéticos de especies protegidas, a fin de identificar el comercio de productos y subproductos.