La crónica:

Máscara retó a Mephisto por el Campeonato Nacional de peso Semicompleto y lo perdió. La lucha fue cerrada, cada caída la ganó cada quién, la primera fue para Mephisto, la segunda para Máscara y el desenlace, terminó dándole el triunfo al campeón y conservador del título.

multimediaInició siendo una lucha pensada, quirúrgica, ambos se arriesgaban poco. Juego de llaves y contrallaves llevó la mayoría de la primera caída. En ocasiones la pelea se trasladó afuera del cuadrilátero, pero el referí, el famoso “Tirantes”, los devolvía a ring entre mentadas de madre.

“¡Cuenta rápido!” reclamaba Máscara cada vez que ponía a Mephisto contra la lona, y es que El Tirantes, haciendo gala de su inclinación a los rudos, las palmadas a la lona las hacía más lento si Mephisto era quien apoyaba las espaldas planas.

“No me estés chingado cabrón, qué no ves que la gente me mienta la madre”, alegaba El Tirantes a Rey Escorpión, este último fungió como “coach” de Mephisto. La razón es que, ambos luchadores no regresaban rápido al ring después de un vuelo entre las cuerdas hacia afuera del cuadrilátero, de Mácara contra el rudo.

Pasaron las caídas, una se iba más lento que la anterior, pero la emoción le crecía más. Finalmente, después de una llave y poner a Máscara contra la lona, Mephisto se pronunció vencedor y conservó su título: Campeón Nacional de peso Semicompleto, del Consejo Mundial de Lucha Libre.

El público asistente se abalanzó a las orillas del cuadrilátero para tener la foto del campeón ratificado al momento de ponerse el cinturón. Este posó para todos o casi todos; el último grupúsculo de aficionados que le llegó para pedir de nuevo la pose, fue despedido con “unas cremas” cortesía de Mephisto y así, el campeón se retiró.

La galería: