Los niños de tres a cinco años de la sección preescolar del Círculo Infantil de la BUAP, montaron un Museo de las Calaveras, para rescatar y enseñarles a sus padres la tradición de Día de Muertos.

De acuerdo con un comunicado de Institución los infantes montaron en sus salones ofrendas, calaveras, catrinas y tumbas de todos tamaños, colores y formas. Se apreciaron así, calaveras de tiburones y dragones, mientras las catrinas posaban en diferentes tonalidades brillantes y fúnebres.

En algunos otros salones se colocaron caballetes con calaveras, las cuales fueron vestidas por los niños y sus padres. En otra aula los pequeños colocaron un escenario donde la calavera hizo la comida, “hizo carne, jitomate, huevo y pan. Todas estas calaveras las hicieron mis amigos con papel y cosas recicladas”, comentó una niña de segundo año.

En las exposiciones también se colocaron algunas calaveras literariasLa flaquita muy contenta gritaba de emoción, porque vino a mi escuela a jugar en mi salón, decía una de ellas.

Las exposiciones del Museo de las Calaveras se realizaron con dos semanas de anticipación, en cada grupo se iniciaron proyectos basados en conocimiento y cultura, así mismo se involucró a los padres de familia para realizar las tareas de investigación, ya que de esta manera se fomenta el aprendizaje significativo, indicó Georgina Fierro Sosa, educadora del Círculo Infantil.

En el patio los infantes, divididos por grados, colocaron diferentes ofrendas: una típica de Huaquechula, una de origen prehispánico para la cosecha y finalmente una dedicada a los abuelitos.

En estas ofrendas los pequeños elaboraron frutas de papel, tamales con periódico comprimido y hojas de maíz, calaveras y diversos alimentos con materiales reciclados.