De ser aprobada la Reforma Hacendaria presentada por el Ejecutivo Federal,  generará consecuencias graves para el sector inmobiliario, dado que gravar el impuesto a las casas con el 16 por ciento del IVA, representaría una caída de hasta 30 por ciento que se tenía previsto para el 2014.

César Bonilla Yuñez, vicepresidente nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, aseguró que este es un mercado pujante que genera empleos y crecimiento económico.

Bonilla Yuñez, indicó que serían 50 mil millones de pesos adicionales los que generaría este impuesto, que «no valdrían la pena» con la caída del mercado inmobiliario y los empleos que genera.

En la cuestión de las hipotecas, este tema fiscal resulta aún más grave, abunda, pues al persistir 16 por ciento del valor de la casa, inhibe totalmente la regeneración del sector, particularmente en la vivienda abandonada que hay en todo el país.

Aclara que a pesar de que se trata de un panorama nacional, Puebla podría ser de los estados más afectados, dado que aquí existen problemas de departamentos y casas abandonadas, como en el caso de Baja California, que es el líder a nivel nacional.

Al gravar la compra-venta inhibiría totalmente estos proyectos de regeneración de esta parque habitacional”, cita al tiempo de referir que la perspectiva de crecimiento para el próximo año antes de la propuesta de ley, era que el mercado inmobiliario se disparara de 5 al 10 por ciento.

Anticipa que si se llegara a autorizar el IVA en el mercado inmobiliario, afectará de manera directa a la clase media y baja, aunque asentó que el impacto será general.

Comenta que aunque se exentará la vivienda de interés social de este gravamen, las consecuencias que tiene la actividad inmobiliaria sobre la economía serían irreversibles.