¡La muerte!…. ¿Qué es la muerte?... la única realidad y mandato divino que no se podrá evadir. De acuerdo a las sagradas escrituras es la consecuencia de la desobediencia de nuestros padres originales (Adán y Eva) al no atender las indicaciones precisas del creador, de no comer del árbol de la vida.

Pero también de acuerdo con las escrituras, es la batalla que se libra entre el bien y el mal, el mal personificado por Luzbel, el Ángel caído, el Ángel rebelde, y el bien por Dios, que se muestra en  la humanidad personificado por el hijo que envió al mundo, Jesucristo hombre, para redimirnos del pecado original en que cayeron nuestros antepasados  al escuchar y atender la invitación del enemigo y terminar cediendo a la tentación de ser como dioses  al comer del fruto prohibido.

Y así la muerte viene a ser una realidad inevitable, en la que todos tendremos que rendir tributo a la madre tierra que de acuerdo a la biblia es de donde fuimos hechos, creados, del polvo eres y al polvo volverás, esta es la sentencia, el castigo divino.

Nuestra cultura mexicana y varios países de sur y centro América como en el mundo entero siempre hemos querido tener esta relación con la muerte, a quién muchas veces la vemos como aliada para terminar con los problemas que nos aquejan, algunos  terminando de tajo, muchos en el suicidio, las drogas, el alcohol. Conviviendo con ella día  a día, y formando parte de nuestras vidas, siendo ya un personaje familiar, conocido, al cual le hemos perdido respeto y temor.

Es  a finales del mes de octubre y el día primero y dos de Noviembre dónde se le rinde  tributo, donde se le recuerda, y se recuerdan también a los seres queridos que se han adelantado  en este camino, que todos y todas tendremos que caminar, y así cumplir con el mandato.

Sin embargo a pesar del dolor y la separación momentánea que padecemos al perder nuestros seres queridos ,surge la cultura de las llamadas calaveras literarias que de manera chusca y burlona  se exponen las vivencias de figuras  públicas conocidas para distraernos de lo que es y será una realidad, caer en los brazos de la más fea, de la mas flaca, de la llamada calaca ,huesuda, la Catrina, la dama del dolor, quién al final de todo no es tan mala, quien sólo desea liberarnos  de un vestido  que la mayoría de las veces no le damos la atención que se merece, nuestro cuerpo humano.

Existen cientos de religiones si no es que miles  que creen que existe una vida después de la muerte, en otros mundos, tal vez  más allá del sol, y que la muerte es solamente la separación del cuerpo humano y el espíritu, que tendrá que regresar de donde fue dado.

Por todo esto les comparto estas calaveras literarias, haciendo mención de manera muy especial de un pensamiento y reflexión muy personal a  mi señor padre, que cumplió ya con el mandato de rendirle tributo a la madre tierra, hace apenas seis meses, una separación momentánea, en la que quiero destacar de sus creencias, su fe, su esperanza, y su seguridad, qué donde el está, así lo creía, estará mejor: Titulo…Un triste amanecer, y así como esta, varias calaveras más que de forma burlona exponemos las vivencias de  figuras públicas, tratando de conservar esta cultura que nos identifica.

Un triste amanecer

Hay amaneceres tristes….que nos tocara mirar
Cuando tu alma este marchita...y veas lagrimas rodar
Porque el ser que más querías….ya se tuvo que marchar

Las tinieblas son presagio….de que el tiempo llegará
Inefable por cumplir….su llamado al mas allá
Donde todos partiremos… tarde o temprano será

Caminamos por el mundo…. sin ponernos a pensar
Que el paso por esta vida….es de forma temporal
Que nuestra vida en un soplo…. ¡algún día terminará!

Aunque la partida llegue…. aunque tengas que emigrar
No permitas que el temor…te llene de obscuridad
Si en otros cielos tendrás… la luz que te alumbrará

Es necesario morir…para el fruto cosechar
Y así como la semilla…que con tierra cubrirás
Así tu cuerpo tendrá…tributo a la tierra dar

Que misterio tan profundo…sin poderlo descifrar
El abandonar tu cuerpo…este cuerpo terrenal
Para liberar la luz…que salió del mas allá

No dejes que el enemigo…turbe tu felicidad
De creer en las promesas… de quien pudo derrotar las tinieblas del averno...
y así te pudo salvar!