No se refiere en concreto a esta cosa extraña que llaman musical, que es pésimo, donde tres mujeres en busca de la fama, terminan siendo devoradas por ese gran mundo de la farándula. En esta ocasión se trata de una gran puesta en escena.

El evento es algo así como un sueño donde se sumerge al espectador, donde cualquier cosa puede esperarse dentro de los límites del universo en el que se desempeña la obra. Es una genialidad para los sentidos del espectador que al saturase de información terminará en un estado onírico que le hará posible concebir ese mundo que ahora habita.

Alicia en el país de las maravillas, El extraño mundo de Jack, El mago de Oz, Labyrinth y muchas otras son un claro reflejo de hasta dónde puede volar la imaginación de las personas que, día con día, tienen nuevas experiencias que los convierten en alguien distinto.

Estas mismas experiencias en ocasiones se ven proyectadas en el inconsciente que continuamente se encuentra trabajando, que no tiene descanso en el mundo, que constantemente interactúa en el mundo real sin que las personas puedan tomar conciencia de ello.

Dreamers es eso, el reflejo del inconsciente, la mente humana soñando y representando lo más grande que tiene: el universo que lo rodea en una interpretación propia. El espectáculo es un sueño de color, danza, música, teatro, títeres y diversa técnicas que pueden atrapar al espectador para no dejarlo escapar de ese mundo surrealista. Dirigido por Claudio Cinelli.

La cita es en el Teatro de la Ciudad (Portal Hidalgo No. 14) los días viernes 22 a las 20:30 horas y sábado 23 de noviembre a las 18:00 horas. La entrada es libre pero se recomienda a los asistentes llegar con tiempo de anticipación debido a que el espacio es algo limitado y es probable que sea mucho el público.