Durante los últimos cuatro años, Rogelio Cruz Reyes, Profesor Investigador de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la BUAP y sus alumnos de preparatoria y licenciatura han acumulado diez premios: primer y segundo lugar, así como mención honorífica, del Premio Nacional “Miguel Herrera Andrade” de Divulgación de la Ciencia y la Tecnología para Jóvenes, que organizan la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia, así como los institutos de Astronomía y de Ciencias Nucleares y la Facultad de Química de la UNAM.

Este 2013 no fue la excepción y por cuarto año consecutivo obtuvieron el primer y segundo lugar, en las categorías de 15 y 23 años, nivel medio superior y superior, con un relato de ficción científica y un ensayo.

El grupo de estudiantes de la Máxima Casa de Estudios en el estado participó este año con un total de 101 trabajos en diversos géneros como el artículo y el ensayo de divulgación científica, entre otros, con temas de Astronomía, Matemáticas y Partículas.

En esta ocasión, Suleyka Pérez Martínez, estudiante de la Licenciatura en Matemáticas de la BUAP, fue galardonada con el primer lugar del Premio Nacional “Miguel Herrera Andrade” de Divulgación de la Ciencia y la Tecnología para Jóvenes, con el ensayo “Un sueño utópico”.

Mientras que en el nivel medio superior, Rogelio Cruz León, de la Preparatoria Urbana Enrique Cabrera Barroso de la BUAP, obtuvo el segundo lugar nacional del citado Premio con el relato “Visión del mundo en los próximos 50 años”.

En años anteriores, Rogelio Cruz Reyes, Maestro en Ciencias, con especialidad en Educación y su grupo de alumnos han sido acreedores de primeros y segundos lugares, así como menciones honoríficas en el Premio “Miguel Herrera Andrade” de Divulgación de la Ciencia y la Tecnología para Jóvenes.

“¡No pensamos dejar el premio!”

Desde hace cuatro años, Rogelio Cruz Reyes es Profesor Investigador de la FCFM de la BUAP, tiempo en el cual, también ha logrado que sus alumnos obtengan las primeras posiciones en el citado certamen que organizan la UNAM y la Sociedad Mexicana de Divulgación de la Ciencia.

La experiencia es fantástica, porque los alumnos son muy comprometidos, ocupan horas extra clases para preparase. Yo lo que hago es impulsar su pensamiento crítico y mediante ciertas metodologías vamos desarrollando capacidades en estos chicos y vamos revisando su manera de escribir. Realmente es muy satisfactorio trabajar con ellos; es un trabajo que no se remunera pero es muy satisfactorio”, expresó el académico.

En su opinión, cualquier persona puede acceder al razonamiento complejo que implica  las Matemáticas y la ciencia en general; el problema, dice, es que genera un rechazo social. Sin embargo, una vez saltado este escollo, se logra desarrollar.

Para ello, existen diversos caminos desde la academia. Uno de estos es el programa “Del aula al universo”, en el que se busca fomentar vocaciones en los jóvenes y contribuir en la  formación  de más científicos para el estado y el país.

El próximo año, una vez que se publique la convocatoria número 7 del Premio Miguel Herrera Andrade de Divulgación de la Ciencia y la Tecnología para Jóvenes, el maestro Rogelio Cruz Reyes volverá a participar con su grupo de alumnos de preparatoria y licenciatura, porque, asienta contundente: “¡No pensamos dejar el premio!”