Comerciantes de la organización 11 de Marzo, a quienes se les impidió instalarse en el Centro Histórico, se manifestaron frente a Palacio Municipal.

Los vendedores informales exigieron que las autoridades les permitan comerciar durante la temporada de fin de año, pues solicitaron préstamos para adquirir la mercancía.

Susana Olvera, una de las quejosas, señaló que aunque no les decomisaron mercancía, tiene invertido parte de su patrimonio e incluso no tendrían ni para la cena de Navidad.