Nelson Mandela logró lo que parecería imposible: Barack Obama, presidente de Estados Unidos y Raúl Castro, de Cuba, se dieron la mano.

Ambos se encontraron en el funeral del otrora líder sudafricano, que se celebró en Soccer City, este martes.

El gesto tuvo lugar cuando Obama se dirigía al estrado, donde pronunció un discurso a los sudafricanos.