La automedicación es considerada como “muy mala”; porque cada organismo es distinto, sostiene Patricia Durán Peña, médico que consulta como parte de los servicios en una farmacia de la capital.

Refiere que automedicarse conlleva infinidad de riesgos; porque un medicamento puede tener diferentes reacciones dependiendo el paciente y mientras algunos pueden mejorar, a otros les retrasa la acción.

Si el paciente es diabético o tiene otras enfermedades aunadas, o está tomando  medicamento por trasplante o por alguna otra situación, se convierten en  factores que intervienen en la acción del medicamento. Un medicamento con otro medicamento puede potencializar su acción y en ese caso en lugar de ayudar puede causar alergia”.

Foto: Agencia Enfoque
Foto: Agencia Enfoque

En ese contexto, resalta que de acuerdo con una encuesta publicada por la Revista Electrónica “Elementos, Ciencia y Cultura” de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), 96 por ciento de las personas han consumido medicamentos sin haber visto a un galeno.

El documento agrega que siete de cada 10 personas recibieron recomendaciones de sus familiares y opciones de dosis a consumir; mientras 15 por ciento lo hizo por cuenta propia y cuatro por ciento, recibió consejos “de otras fuentes”.

En ese contexto, la doctora afirma que pese a la existencia de una ley en contra de la venta de medicamentos sin receta, los medicamentos mayormente consumidos de esta forma son los antigripales y analgésicos.

Menciona que en esta época de frío, los más vendidos son el Desenfriol, XL3, Cloferenamina, Tabcin e Histiacil, entre otros.

Lo malo de esos medicamentos es que como la reacción es lenta, toman más dosis de la indicada o revuelven medicamentos y en algún momento pueden llegar incluso a quedar inconscientes   y deben de llegar al hospital para ser desintoxicados”.

Como recomendación…

Frente a ese panorama, expone que antes de tomar cualquier medicamento, es importante ver la fecha de caducidad; ya que si se toma se puede llegar a tener una reacción alérgica.

Siempre ante cualquier molestia acudan con su médico no con la comadre ni con el vecino porque ellos no saben, como vuelvo a decir todos somos distintos y uno como médico analiza al paciente, lo evalúa y de acuerdo a eso elige uno el medicamento más favorable de acuerdo a la sintomatología del paciente”, concluye.