Con proyectos de investigación que atienden padecimientos con alta incidencia en la población, así como orientados a recuperar los conocimientos empíricos de la herbolaria y la medicina tradicional, estudiantes de Medicina de la BUAP participaron en el XV Congreso Estudiantil de Farmacología, que tuvo lugar del 11 al 13 de noviembre pasado, en la Facultad de Medicina de la UNAM.

Obtuvieron cuatro primeros lugares, un segundo lugar y dos menciones honoríficas.

En el proyecto “Impacto de variaciones genómicas en el tratamiento de depresión mayor”, Magaly Ivonne Herrera Reyes, Zurisai Rosendo Sánchez y Arturo de Jesús López –estudiantes del quinto cuatrimestre de la Licenciatura en Medicina-, tras realizar una revisión bibliográfica de 20 artículos en idioma inglés, acerca de trastornos que sufre un paciente en tratamiento de depresión mayor, encontraron que en muchos de los casos la ausencia de una respuesta favorable al tratamiento se debe a polimorfismos genéticos y a la epigenética.

Por su parte, el equipo conformado por Armando Alejandro Niño Flores, Luis Toxqui Merchant y Jair Eduardo Rodríguez García, a partir del antecedente de que en el Valle de Texmelucan la encina (Querqus ilex), árbol de la familia de las fagáceas, se ha utilizado en la cicatrización de heridas, experimentaron con roedores, a los cuales se les practicaron tres escisiones y en cada una de éstas se les aplicaron un extracto acuoso a base de encina, uno comercial y otro sin ingredientes.

Tras la experimentación, el extracto con la encina resultó ser una sustancia más rápida y con mejores resultados en el proceso de cicatrización. Ante ello, los estudiantes continuarán en una segunda etapa de investigación, con el apoyo de biomédicos y un químico, para determinar el principio activo del Querqus ilex (la encina), así como lo que ocurre a nivel celular durante la fase de cicatrización.

A su vez, Isamar Chavarría Bernardino y Mirsha Omar Rodríguez Espinoza, estudiantes de quinto cuatrimestre, en su investigación “Efectos de extractos herbales de referencia prehispánica en la colonización de estreptococo pyogenes”, experimentaron con el maguey y el eucalipto para corroborar que los principios activos que contienen son inhibidores de bacterias.

A través del cultivo y control de cepas, determinaron que el maguey crudo estimula el crecimiento de bacterias, mientras que el quemado –a partir de una dosis estándar de 100 microlitros- las inhibe en un 80 por ciento, y lo mismo ocurre con el eucalipto.

 

Debido a sus buenos resultados, esta investigación continuará en una segunda fase, con el objetivo de buscar la dosis que inhibe en cien por ciento el crecimiento de bacterias, con lo cual se estaría en el umbral de elaborar una sustancia capaz de evitar infecciones.

Finalmente, a través del estudio bibliográfico “Control del paciente con sepsis intrahospitalaria en la Unidad de Cuidados Intensivos, causada por Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa”, que incluyó la revisión de 20 artículos sobre el tema, el estudiante de séptimo cuatrimestre Gerardo García López se propuso estudiar la resistencia de bacterias, debido al uso inadecuado de antibióticos, entre éstos penicilinas, carbapenémicos y cefalosporinas.

 

Con estos proyectos de investigación, los estudiantes de la Licenciatura en Medicina de la BUAP obtuvieron, cada equipo, primer lugar en las categorías de Experimentación y Revisión Bibliográfica y la BUAP fue distinguida con el Reconocimiento Institucional por la originalidad de trabajos de investigación que presentaron estos alumnos en el XV Congreso Estudiantil de Farmacología