La Comisión Económica para América Latina es mejor conocida por sus siglas, CEPAL, y fue fundada en 1948; es una de las cinco comisiones de ONU. Su función es, a partir de estudios económicos, de investigación y análisis, aportar al desarrollo económico de América Latina.

Impulsa y coordina acciones y estrategias para promover y elevar la calidad de vida regional y particular del área, incluido El Caribe. Promueve el desarrollo social.

En su último estudio ha revelado con crudeza la situación de México: Es el único país de América Latina y el Caribe que ha logrado incrementar su pobreza, sobre todo en niños y adolescentes.

Son más de 60 millones de personas las que se encuentran “por debajo de la línea mínima de bienestar”. El pasado 5 de diciembre dio a conocer su último estudio. En el cual demuestra, también, que la población que económicamente está en la punta de la pirámide también ha aumentado su caudal y tiene ingreso 14 veces superior al grupo más bajo.

La desigualdad en su máxima expresión. La comprobación de hacia dónde apuntan las políticas sociales, económicas y de desarrollo de los gobiernos federales y regionales de México.

Uno de cada dos mexicanos, revela el estudio, no tiene acceso a satisfactores esenciales que garanticen el nivel mínimo de bienestar.

Y Puebla no canta mal las rancheras.

Apenas en octubre pasado, el INEGI publicó cifras que demuestran que Puebla es el cuarto estado con mayor número de personas en extrema pobreza en México. Salimos del medallero. Atrás apenas de Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

A diferencia de las cifras para México de la CEPAL del 60.4 de mexicanos en pobreza multidimensional, en Puebla, señala el INEGI, tenemos el 64.5 por ciento. Y la población indígena y rural son los más afectados.

La precisión se hace necesaria, es reveladora: La pobreza multidimensional es un concepto que evalúa integralmente las condiciones de vida de los ciudadanos, el nivel de ingreso económico, los derechos sociales que ejercen los ciudadanos y el contexto territorial.

El INEGI ha señalado el 17 de octubre pasado, en el Día Internacional de la Erradicación de la Pobreza, que en el curso de los dos años anteriores hubo estados de la República Mexicana que disminuyeron la pobreza multidimensional: Tabasco, Zacatecas, Campeche, Oaxaca, Querétaro, Hidalgo y San Luis Potosí, por ejemplo.

En Puebla se incrementó.

Es claro, enfatizó Denise Dresser en su reciente visita a la Ibero Puebla, que la brecha de la desigualdad entre los ricos y los pobres en México es generada por el poder político, que ha creado un “sistema clientelar” que satisface a intereses particulares y a los partidos políticos.

Ojalá la Estrella de Puebla, el Teleférico, el CIS, el Museo Internacional Barroco, entre otros innovadores proyectos, contribuyan a sacar a Puebla del bache en que ha caído.

Dios quiera.

O ya en serio, valdría la pena que no se quedará en simple intención o declaración política lo que leo en www.morenovalleblog.com:

A partir de 2014, se conformará de manera permanente la Comisión Estatal Intersecretarial para el Combate a la Marginación y a la Pobreza, que coordinará esfuerzos con el gobierno federal en la implementación de la Cruzada contra el Hambre, anunció Armando Navarrete Cornejo, encargado de despacho de la Secretaría de Desarrollo Social, durante una entrega de apoyos a proyectos productivos.

“El gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, tiene el compromiso de iniciar una etapa nueva en el combate a la marginación y la pobreza en Puebla (…) La Cruzada Nacional Contra el Hambre, iniciativa estratégica del Presidente Enrique Peña Nieto, tiene en la autoridad estatal un aliado que, a partir del 2014, se coordinará de manera permanente y enfática con las instancias federales”, manifestó.

@luisenriquesf

Facebook.com/luisenriquesf

[email protected]