Astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) han descubierto el primer planeta externo al Sistema Solar (exoplaneta), que orbita una estrella que es casi idéntica al Sol.

Este hallazgo ha resultado peculiar porque se ha realizado en un cúmulo estelar, concretamente, en Messier 67.