parkinsonPese a que el mal de Parkinson se relaciona directamente con personas de mayor edad, su incidencia se ha asociado a un nuevo factor en los últimos años: el medio ambiente, revela Guillermo Enríquez Coronel, médico neurólogo.

El encargado de la Clínica de Trastornos del Movimiento del Parkinson en el Centro Médico Nacional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla, explica que aquellas personas que están en contacto con tóxicos del medio ambiente, como los pesticidas e insecticidas, tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad.

En entrevista con Poblanerías en línea, reconoce que si bien es necesario que una persona haya nacido con genes predispuestos a tener ese síndrome, los investigadores expertos se preguntan: ¿qué hacemos los humanos para dañarnos?

También subraya que el consumo de algunas drogas ilícitas, como el “Crack”, producen Parkinson; lo mismo que sustancias como el “MPTP”, que ya tiene al menos 20 años de circular entre los jóvenes, quienes ya son “Parkisónicos” casi en su totalidad.

Este estudio está debidamente sustentado por científicos, quienes confirmaron hace dos décadas la presencia de este veneno `MPTP` en los jóvenes y que hoy día, tienen esa enfermedad”.

Al menos, 15 mil casos en Puebla

El médico también subraya que el Parkinson es un síndrome creciente, que ocupa el segundo sitio de enfermedades neuro-degenerativas del sistema nervioso, solamente precedido por el Alzheimer.

Detalla que suele aparecer después de los 40 años de edad, y ataca por igual a varones y mujeres.

Agrega que esta enfermedad, descubierta en 1818, por el geólogo, médico y botánico inglés James Parkinson, es común, si se considera que hay 3 casos por cada mil habitantes.

Menciona que en Puebla, existen al menos 15 mil pacientes con esta enfermedad y la tendencia se mantiene a la alza, según se ha podido constatar con la elevada demanda que se registra en la Clínica de Trastornos del Movimiento.

Comenta que en este lugar, las áreas de Geriatría, Nutrición, Gastroenterología, Psiquiatría y Rehabilitación, están implícitas en la rehabilitación multidisciplinaria del paciente.

Enfermedad degenerativa

Guillermo Enríquez también expone que el Parkinson es una enfermedad sumamente degenerativa y daña estructuras del cerebro y del sistema nervioso periférico.

Resalta que empieza 20 años antes de que la persona sea diagnosticada.

¿Cómo se manifiesta el mal de Pakinson?

“Con trastornos depresivos, alteraciones del sueño, constipación (estreñimiento), así como trastornos olfatorios”.

 “Es una enfermedad irreversible y progresiva, que la mano del hombre. No la puede detener”.

Dice que si bien los tratamientos clínicos que se brindan actualmente (que son permanentes) permiten brindar una mejor calidad de vida al paciente, al menos hasta que no llegan a la etapa 5 (la más crítica); porque la enfermedad avanza de manera letal.

Apunta que las manifestaciones físicas más comunes son:

  • Temblor de las manos
  • Dificultad para caminar
  • Caídas frecuentes
  • Demencia
  • Desnutrición
  • Infecciones comunes
  • Atragantamientos

¿Cómo enfrentar al Parkinson?

Don José Trinidad Sánchez Romero, de 82 años, es una de las personas que enfrenta esta enfermedad neurológica. El mal de Parkinson le fue detectado hace aproximadamente 10 años.

Visiblemente seguro, aunque tiene dificultad para escuchar, don José dice que está consciente del padecimiento que lo ha alejado de su vida: el trabajo.

Relata que durante muchos años, se desempeñó como transportista (conductor de taxi y camioneta de mudanzas), actividad que realizó sin problemas hasta 2005.

Mi vida la llevo de manera normal, porque cuento con el apoyo moral y económico de mi esposa y mis hijas, aunque reconozco que ya no soy el mismo porque incluso ya no puedo ni firmar”.

“Me he llegado a conformar porque los médicos me dicen que la enfermedad ya no se quita, sólo esperamos lo que Dios diga y estoy consciente de ello desde que me lo dijeron”.

Por su parte, Teresa Sánchez Reyes, hija de don José, cuenta que cuando su padre tuvo conocimiento de la enfermedad cayó en un estado depresivo muy fuerte; pero afirma que con el apoyo de su familia ha podido salir adelante.

Nunca están solos, porque también se incluye a mi mamá que siempre lo acompaña para estar al pendiente, el impacto de su enfermedad ha sido muy fuerte para todos nosotros, dado que él fue una persona muy activa y hoy día está prácticamente limitado en todo lo que hace, primero fueron las manos, luego la lengua que se la traba, pero insisto, estamos conscientes de ello y con fortaleza para enfrentarlo”, concluye.