20MAR2011-31Eva Martínez Sánchez, doctora del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), afirma que tomar sol tiene gran importancia; ya que es una ayuda para sintetizar la vitamina D y activar mecanismos anti inflamatorios del cuerpo.

Sin embargo, si se cae en un exceso, podría causar diferentes daños a la piel y entre ellos, cáncer.

En ese contexto, la Sociedad Mexicana de Oncología refiere que actualmente, existe una elevada mortalidad y morbilidad por cáncer de piel.

Detalla que en México, se detectan alrededor de 1,000 casos anuales. Los más frecuentes son el cáncer de piel melanoma y el cáncer de piel no melanoma, que agrupa al cáncer basocelular, epidermoide, de células de Merkel y otros tumores de aparición rara.

Sin embargo, la médico general asegura que “el cáncer de piel es prevenible y, en la gran mayoría de los casos, curable con detección temprana”.

Explica que una exposición prolongada al sol, “disminuirá el número de sustancias como la elastina y el colágeno (en la piel); lo cual hará que, a la larga, la piel se vea menos joven”.

Agrega que en casos más severos, el daño celular se traduce en trastornos pigmentarios (cambios en el color de la piel) y en el incremento de la carcinogénesis; lo que eventualmente, desarrollaría cáncer.

Durante la entrevista con Poblanerías en línea, refiere que los individuos de raza negra y de pieles morenas son menos sensibles a la exposición del sol que la gente de piel clara; pero esto no quiere decir que sean inmunes, pues pueden sufrir quemaduras cuando se exponen de forma prolongada.

Ante ese panorama, la doctora recomienda “resguardarse en la sombra, especialmente durante las horas del mediodía (10:00 a.m. - 4:00 p.m.), cuando los rayos ultravioleta son más fuertes y causan más daño”.

130427calor06Además, exhorta a:

  • Cubrirse con prendas de vestir que protejan la piel expuesta.
  • Usar gafas de sol que cubran los lados del rostro y que bloqueen casi 100 % de los rayos UVA y UVB.
  • Aplicarse protector solar con un factor de protección solar (FPS) 15 o más alto, y con protección contra los rayos UVA y UVB.
  • Evitar la exposición solar de niños menores de un año en playas y piscinas sin uso de un bloqueador solar adecuado. No se recomienda emplear protectores solares en los menores de 6 meses.
  • No utilizar fuentes artificiales de bronceado.

Finalmente, indica: “Si un lunar o mancha aparece en la piel o cambia de color, de forma, de presentación, da picazón, sangrado o dolor, es recomendable que  consulte a su médico”.