El nombre

¿El Tiempo? ¿The New Time? ¿InfoWeb? ¿El Vigía? En fin, esos y muchos otros nombres rimbombantes  pasaron por mi mente para  crear un proyecto periodístico en la web.

Consultados por separado sobre el nombre de un proyecto innovador, de impacto, ambicioso, que revolucionara, a partir de la web, el mundo de la noticia en Puebla, El Patch y El Pibe, mis hijos, en una de esas raras coincidencias que extrañamente tienen en la vida me respondieron, palabras más o menos: “Déjate de pendejadas, ponle Poblanerías”.

“Groseros, irrespetuosos y nacos”, pensé.

Se salieron con la suya. Como en muchas de las decisiones estratégicas que se han puesto en marcha en el proyecto de vida que este 21 de febrero de 2014 cumple ocho años: Poblanerías.

LESF_0055El concepto

Y es que el nombre había recorrido la milla en varios medios: nació en Página Regional de Enrique Gaucher, estuvo poco más de diez años con Carlos Martín Huerta en radio, Tres años en TV Azteca y había pasado por la mayoría de los impresos diarios de Puebla.

Nació siendo una columna política: solo al poder interesaba; si acaso.

Como recuerdo el día que se me ocurrió escribir y hablar sobre los juegos que en la infancia jugábamos, me salí de la temática política, y los teléfonos de Así Sucede, el programa de Carlos Martín, se saturaron. Me referí a no más de nueve y los radioescuchas apuntaron más de 80.

Así nació el concepto.

Poblanerías dejó de ser mío y se convirtió en un proyecto de los poblanos: los usos y costumbres de Puebla y los poblanos, los pequeños detalles que en la cotidianidad poco importan, pero que todos juntos, reunidos, amalgamados, conforman una identidad: la poblanidad.

Y esos usos y costumbres son las Poblanerías.

Lo que a Puebla y los poblanos interesa. Lo repito: en cualquier parte del mundo en donde Puebla y los poblanos se encuentren.

Somos una comunidad con identidad migrante. De salida y de entrada. Muchos poblanos están en Norteamérica, sí, pero también en Europa, China, Australia, Sudamérica, África. Y Puebla se ha nutrido con personas de Tabasco, Chiapas, Tlaxcala, Oaxaca… Pero también de Italia, Líbano, Francia, Alemania… y, todos juntos, han construido la poblanidad.

El parto

El Pibe, el Don, El Galleta, Caro y Alfaro, insisto desde hace tiempo, son la mejor generación de periodistas y comunicadores que la UMAD ha formado. Ellos habían emprendido un proyecto informativo estudiantil para la web: Conexión.

Me aproveché de ellos.

Junto con el Pibe, es real, iniciamos Poblanerías en su recámara y con una añeja lap Toshiba que pesaba algo así como cinco kilos, que nos turnábamos, y peleábamos por ella. Después llegó el Don y ya fue trío. En las elecciones del 2006 la recámara se convirtió en la dirección general y la casa del Don en la redacción. Y la chamacada reunida, todos ellos, cubriendo, corriendo, anotando: viviendo una experiencia inolvidable.

Fue un éxito.

Hacer buen periodismo, rescatar la identidad poblana, un estricto buen uso del lenguaje, formar jóvenes, crear escuela, generar movimiento, innovar, estudiar y aprender permanentemente, son algunos de las bases, cimientos que junto con mi entrañable amigo Bernardo Stril empezamos a aplicar con los chavos.

El Patch y el Pibe son los permanentes estudiosos de la web: la penetran, estudian códigos, aplican estrategias, actividad que  nunca termina, es permanente. La saben usar.

Pero sobre todo, entendimos que quienes nos leen, piensan, opinan y deben tener la obligada oportunidad de que sus comentarios, críticas y propuestas se conozcan.

Parece romántico, inalcanzable, ambicioso.

No. Si se convierte todo en los códigos de vida profesional, no es difícil y si satisfactorio.

En Poblanerías, he dicho a los jóvenes que se integran, la única barrera o freno para el trabajo y el esfuerzo es la imaginación: siempre propongan.

Por todo lo anterior es que Poblanerías dejó de ser un proyecto periodístico para convertirse en un proyecto de vida.

Por eso es que los vetos del poder no nos aniquilan. Nos fortalecen.

 

@luisenriquesf
Facebook.com/luisenriquesf
[email protected]