De un año a la fecha, los poblanos han sido víctimas de una nueva variante de secuestro virtual y extorsión, que incomunica  totalmente a la víctima y obliga a las familias al pago de un rescate.

Andrea Ambrogi Domínguez, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia (CSSJ), señaló que las bandas delictivas han replicado este mecanismo en varias partes del país, con el que han logrado amedrentar a familias sin que, en realidad, el “secuestrado” esté en peligro.

Durante una entrevista con Poblanerías en línea, indicó que en el caso de Puebla, ha recibido –por lo menos– tres denuncias en los últimos 12 meses y asegura que en todos los casos hubo formas de operación similares.

Explicó que en dos ellos, hubo una persona que viajó se encuentra fuera de la entidad y en el hotel donde se hospedó, los delincuentes fingieron un operativo de seguridad para obtener información personal y teléfonos de referencia.

Apuntó que una vez obtenidos los datos, demandaron que la víctima se registrara en un hotel distinto al que se encontraba, comprara un celular de prepago, proporcionara el número telefónico y apagara su equipo personal.

Una vez que han corroborado que las órdenes se siguieron –dijo Andrea Abrogi–, la familia fue llamada para exigir un rescate.

El tercer caso, mientras tanto, ocurrió con una mujer que fue amenazada con la vida de su padre e igualmente, se le exigió el registro en un hotel y apagar su teléfono celular.

Urge controlar telecomunicaciones en los penales

Aunque reconoce que no hay estadísticas sobre la cantidad de llamadas de extorsión y secuestro que se producen dentro de los penales, el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia asegura que muchas de ellas sí salen de los reclusorios.

Sostiene que situaciones como las descritas, son producto de la “anarquía” que existe en el tema de inhibición de telecomunicaciones y la tenencia de dispositivos móviles en los Centros de Reinserción Social.

Asegura que aún cuando es un tema aceptado por unanimidad en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), no existen lineamientos ni capacidad técnica para garantizar que el bloqueo de señales se garantice en los reclusorios.

Comenta que además, en el caso de los penales donde los estados han intervenido, se han encontrado desavenencias con las empresas contratadas y casos de corrupción enfocados a inutilizar los equipos.

Por esa razón, indica que ha impulsado una iniciativa ante el gobierno federal, para que la Coordinación General de Prevención y Readaptación Social controle cualquier señal de telefonía o internet que permita la comunicación de los internos con el exterior.

Refiere que hasta el momento, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario federal de Gobernación (Segob), ha aceptado que la propuesta se analice y mientras tanto, se ha llevado ante los miembros de la Conago.

Conmutación de penas, viable para bajar el hacinamiento

En ese contexto, Andrea Ambrogi considera que la propuesta para conmutar las penas a los primodelincuentes, junto con la construcción de penales especializados para responsables de delitos como el secuestro y la inhibición de telecomunicaciones, ayudarán a mejorar la reinserción social.

Indica que la cantidad de hacinamiento dificulta la reintegración de los procesados y propicia que aquellos encerrados por delitos menores se mezclen con presos de alta peligrosidad que, en muchas ocasiones, los reclutan para temas de extorsión telefónica.

Escucha la entrevista completa con Andrea Ambrogi, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia: