Para Sergio Vergara Berdejo, perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los vestigios recientemente encontrados en el centro de la ciudad, son prueba de  que “Puebla aún guarda muchos secretos”.

Sin embargo, el especialista refiere que hacen falta recursos para emprender intervenciones profundas y que todo el legado ubicado, quede a la vista de toda la ciudadanía.

Durante una entrevista con Poblanerías en línea, indica que por el momento, muchos de los descubrimientos sólo son identificados y registrados por historiadores y antropólogos.

Menciona que en el caso de la trinchera de 1863 ubicada en el Barrio de Santiago, se rescataron las ollas que –se presume– los soldados mexicanos que enfrentaron al ejército francés un año después de la Batalla de Puebla, utilizaron para comer.

Son ollas del Siglo XIX con carbón abajo y eso quiere decir que ahí comían, y ahí las dejaron. El túnel no es recto, es en zigzag… y esto es de la Toma de Puebla, de 1863, cuando la ciudad se fortificó”.

Sin embargo, agrega que los túneles de 30 metros de largo y 1.80 metros de alto, fueron cerrados el fin de semana con personal de Protección Civil; porque no existe presupuesto para establecer corredores de visita o simplemente, realizar estudios más profundos.

Además, explica que gente se introdujo en los túneles sin permiso ni protección, lo que fue considerado como un riesgo.

También refiere que tras la documentación de los rastros históricos, se dio paso a los empleados del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap) para que concluyan la sustitución de drenaje que realizan en la zona.

TunelTrichera-07

Comenta que lo mismo sucedió con la ofrenda mortuoria prehispánica que se encontró en la esquina de las calles 7 Sur y 7 Poniente, donde se ubicaron fragmentos de cerámica decorada y osamentas.
Indica que en ese caso, se rescató la cerámica que ya se analiza para determinar a qué cultura perteneció; pero la osamenta no pudo extraerse.

Por último, en el caso del acueducto que se detectó a una cuadra del Museo del Ferrocarril, Sergio Vergara refiere que el muro de la época Colonial también quedó enterrado.

Indica que en ese caso, tampoco hay posibilidad de establecer un corredor de visita que muestre la primera infraestructura hidráulica de Puebla.