Resulta increíble que a casi dos meses de que iniciaran las funciones de la actual Legislatura local, se mantenga en su cargo el jefe de prensa del Congreso anterior, Oscar de la Vega, quien vive horas, días y hasta meses extras en el cargo.

Oscar de la Vega lleva varios años en Comunicación Social del Congreso local, primero durante el gobierno de Mario Marín Torres, cuando su protector, Javier López Zavala, ponía y quitaba sin miramientos funcionarios de todos los niveles no solamente en la administración estatal, sino también en las legislaturas marinistas que fueron peores de sumisas que la actual.

Después, de la Vega se mantuvo como vocero de la fracción parlamentaria del PRI y, más tarde,  del Congreso del estado, gracias al acuerdo político por el que el PAN cedió varios nombramientos que le correspondían por su mayoría parlamentaria, a cambio de que se aprobaran las reformas legislativas que buscaba y que se mantuviera la figura legal de la Presidencia de la Gran Comisión.

Antes de unir su destino profesional al “gober precioso” y a López Zavala, de la Vega fue jefe de prensa de la campaña del fracasado candidato del PRI a la alcaldía de Puebla en el 2001, Carlos Alberto Julián y Nácer.

Su relevo, del DF

Con las derrotas a cuestas de los entonces delfines de los ex gobernadores Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres, el todavía titular de Comunicación Social de la Legislatura acumula un saldo nada envidiable de dos perdidas y ni una sola ganada en las batallas electorales en que ha participado.

Pero más allá de sus ligas con Mario Marín, López Zavala y cía, lo que pesa contra Oscar de la Vega es que jamás ha logrado que el Congreso local tenga una buena imagen ante los medios de comunicación y mucho menos frente a la sociedad. Legislaturas panistas y priístas van y vienen, sin que la gente opine bien de los diputados o les tenga confianza.

Al parecer, ya hay un consenso entre los coordinadores del PRI y PAN en el Congreso, Víctor Giorgana y Jorge Aguilar, respectivamente, no solamente sobre la necesidad de que salga lo más pronto posible de la Vega, sino también de que su sucesor será alguien del Distrito Federal, que estará en el cargo los 4 años y meses que restan a la Legislatura.

Incluso, se han barajado algunos nombres de los aspirantes al cargo y se menciona muy pronto se destrabará este asunto. Francamente, se vislumbra difícil que, llegue quien llegue, logre mejorar en algo la mala imagen de los diputados poblanos frente a la sociedad.

[email protected]
http://robertodesachydebate.blogspot.com/
http://desdepuebla.com/