La Iglesia católica debe comprender y no discriminar a las personas que forman parte de la comunidad LGBTI, considera el maestro Sergio Fuentes Gutiérrez, presbítero de la Arquidiócesis de Puebla.

Aunque la Iglesia no acepta la unión entre personas del mismo sexo, Fuentes Gutiérrez señala que las personas homosexuales pueden vivir los sacramentos de la institución. Reconoce que todo homosexual es persona e hijo de Dios, y como tal debe ser respetado y querido.

¿Qué actitud toma la Iglesia hacia estas personas? Comprensión absoluta. A una persona homosexual no se le rechaza, se le recibe. Puede recibir los sacramentos, se puede confesar, puede comulgar".

No obstante, indica que la característica natural del matrimonio es entre un hombre y una mujer, por la adecuación física, espiritual y psicológica.

El también miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, asevera que a la unión de las parejas homosexuales no debe referirse como matrimonio. Explica que se usa de manera equivocada este término y aclara que este tipo de unión debe llamarse homomonio.

Desde su punto de vista, el tema no ha sido abordado desde la dignidad de la persona homosexual. Considera que desde la sociedad viene la discriminación al no permitirles tener una calidad de vida a través del trabajo, pues muchos de ellos son acosados, reprimidos por sus preferencias sexuales.

¿Qué camino les dejamos, qué camino les deja la sociedad? La marginación por parte de la sociedad les deja como único camino la prostitución.

Señala que no existe homofobia por parte de la Iglesia, incluso en el documento "Actitud pastoral hacia los homosexuales" emitido por la Santa Sede, se explica a los sacerdotes de la Iglesia católica la manera de actuar y de aceptar a la comunidad.

El sufrimiento de estas personas por la falta de comprensión, no necesitan leyes, necesitan comprensión.

El presbítero indica que desde el punto de vista cristiano, se debe entregar misericordia, afecto y cariño hacia  el hermano que lo necesita, en este caso son las personas homosexuales.

Tolerancia viene desde El Vaticano

En ese sentido, el papa Francisco ha buscado adoptar una postura tolerante en referencia a temas que en papados anteriores fueron omitidos o rechazados como la unión de personas del mismo sexo, el aborto, la opulencia y la pederastia. 

Durante los primeros meses de su pontificado, el papa Francisco reafirmó la oposición de la Iglesia con respecto al matrimonio homosexual, no obstante dejó ver que la institución podría respaldar algunos tipos de uniones civiles como las que pueden ofrecer servicios de salud.

Las declaraciones fueron consideradas "la primera vez que un papa indica la aceptación tentativa de las uniones civiles", de acuerdo con el semanario estadounidense National Catholic Reporter.

El pontífice dijo que él no juzga a las personas homosexuales, quienes no deben se marginadas de la sociedad. Su discurso fijó la postura histórica de la Iglesia respecto a grupos discriminados.